La Crónica. Elche 0-3 Real Madrid. ¡¡¡De hombros, caderas y fútbol de lujo!!!, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (0-3) al Elche, en el partido correspondiente a la Jornada 10 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Martínez Valero, ante 30.300 espectadores. Importante presencia de aficionados del Real Madrid.

Salió el Madrid dispuesto a dar otra clase magistral de fútbol bonito, de alta escuela, de ese que se queda en la retina de los aficionados y justifica con creces el precio de la entrada. Se interpuso en su camino el VAR, al frente del cual estuvo el Sr. Estrada Fernández. Un hombrito por acá, una caderita por allá, una línea tirada de aquella manera por el otro lado, el caso es que tres tantos se fueron al limbo de los justos (o de los injustos).

Una pena que tres golazos de superior calidad, precedidos de gestos técnicos de mucha enjundia, no subieran al marcador. Como manifestaba Federico Valverde, otra noche imperial la suya, es el fútbol moderno. El protagonista está detrás de una pantalla de televisión y no en un terreno de juego.

Llegó el primer gol en el minuto 5, que anuló el VAR por un hombro adelantado. Ver para creer. Sí subió al marcador el del minuto once. Valverde se sacó uno de sus obuses desde fuera del área, que culminaba de esa manera una acción que había empezado en la jugada anterior. Badía despejó un balón rematado por Karim, tras jugadón de Vinicius.

El Elche jugaba duro. En particular, y un partido más, era Vinicius el principal damnificado. Dos empellones había sufrido el extremo en los dos primeros minutos. Sin duda, hay que ser muy templado para no responder a tanta provocación.

En el trece, hubo un posible penalti a Rodrygo. El segundo tanto, anulado igualmente, llegaría en el 25. Jugada colectiva espectacular culminada por Alaba. Ahora lo adelantado fue una cadera, que ya es adelantar.

La primera ocasión local llegó en el minuto 28. Lunin desvió a córner. Hay portero en el joven guardameta ucraniano, que se marchó con su puerta a cero tras tres intervenciones de mucho mérito.

Se paró el partido en el minuto 40 para atender a una joven espectadora con algún problema. Se descontarían cinco minutos.

El segundo tiempo vio a un Elche más activo, que salió empujando hacia la portería rival. Fue un espejismo. En el 49, derechazo de Benzema que despejó Badía. Otro fuera de juego en el 52 de Karim. En el sesenta, el tercer gol anulado de la noche. Centró Carvajal desde la derecha para que rematase Benzema. Al parecer, el pepinero estaba en fuera de juego cuando salió el pase de la bota de Kroos. La televisión, como siempre, no aclaró absolutamente nada. La falta de profesionalidad de los responsables, sonrojante.

Entró Tchouamení por Modric en el minuto 61. Intervino Lunin con acierto en el 69, enviando a córner un cabezazo en el segundo palo de Clercg.

Benzema y Rodrygo combinaron de manera maravillosa en el área rival en el 74. El taconazo de Rodrygo, devolviendo el pase del francés, sublime. Derechazo del Balón de Oro para poner el 0-2 en el marcador. Todos miramos al VAR, que en esta ocasión no encontró perdido ningún hombro, ni cadera, ni dedo de mano o pie, oreja ni cualquier otro apéndice que pudiera servir para invalidar una nueva obra de arte de los nuestros.

Asensio y Camavinga se incorporaron al juego en el 78, por Kroos, otro partido soberbio del alemán, y Vinicius.

Valverde chutó un balón servido por Asensio en el 83, que despejó el guardameta local. Ponce lo hizo en el 87, alto. Nacho y Lucas Vázquez al campo por Alaba y Carvajal.

Tchouamení se llevó con decisión un balón en el 88. Sirvió a Rodrygo, y este a Asensio, que remató en acrobática postura de primeras, en el centro del área, para hacer el tercero de los nuestros.

Vio tarjeta amarilla Rudiger en una disputa con el central ilicitano a la salida de un córner, sin el balón en juego. Un partido más, acreditó el Sr. Gil Manzano que es un mal árbitro. No aplicó el mismo rasero a Ponce, un minuto después, en derribo a Militao, como no lo había aplicado a los defensas que se habían empleado a fondo contra Vinicius.

Un partido más imbatidos, una jornada más líderes, otro encuentro más el Madrid jugando a un nivel estratosférico, superior, casi divino. Hoy fueron tres, pero debieron ser varios más. Los hombritos y las caderas lo impidieron.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies