Uno de los nuestros: Roque Olsen, el primer goleador argentino, por @elcarrildel2

Roque Germán Olsen Fontana nació en la localidad de Viale (Entre Ríos, República Argentina) en el año de 1925. Fallecería en Sevilla, en 1992.

Roque Olsen llegó al Real Madrid en el mes de Febrero de 1951, fichado por Pepe Echániz, al que don Santiago Bernabéu había enviado a América a tal fin.

Llegaba con la vitola de gran goleador, y de salir campeón de Argentina jugando para Racing Club. No defraudó. En su primer partido, el 25 de Marzo, anotó tres de los seis tantos que el Real Madrid le endosó aquella tarde al Murcia. Serían los tres primeros de los 66 que logró en sus 123 partidos oficiales.

Era un delantero de fuerte disparo, de mucha potencia y con una capacidad de lucha encomiable, irreductible. Jugaba indistintamente de interior derecho o de delantero centro. Sería el primero de los grandes goleadores argentinos del Madrid, llegando a compartir alineación con el irrepetible don Alfredo Di Stéfano y con el gran Héctor Rial. De excelente presencia, sus orígenes están en Austria, país desde el que sus abuelos emigraron a la Argentina.

Finalizada la temporada 1956-57, y tras un grave lesión que mermó su rendimiento, abandonó el Real Madrid y se enroló en las filas del Córdoba, donde jugaría hasta 1959.

Su carrera como futbolista comenzó en el Club Atlético Patronato, del que pasaría al Club Atlético Tigre (1949), Racing Club (1950), Real Madrid (1951-1957), y Córdoba (1957-1959).

Su palmarés incluye 2 Copas de Europa, 3 Ligas y 2 Copas Latinas.

Tuvo Roque Olsen una prolongada carrera como entrenador. Córdoba, Deportivo de la Coruña, Zaragoza, FC Barcelona, Celta de Vigo, Elche, Sevilla, Las Palmas y Cádiz. Tiene el récord de haber logrado tres ascensos de Segunda a Primera División con tres equipos diferentes.

Su último destino fue la U.D. Las Palmas. Un cáncer óseo le obligaría a dejar el equipo a mitad de temporada. Fallecería en su casa de Sevilla, el 14 de Junio de 1992.

Manifestó Roque Olsen a su llegada al aeropuerto de Barajas, recién fichado por el Madrid, que llegaba a la mayor institución del mundo. El contribuyó a hacerla mucho más grande a lo largo de siete años, 123 partidos y 66 goles, dos Copas de Europa y tres Ligas de por medio. Fue el primer gran goleador argentino del Madrid, la antesala de Di Stéfano y Rial, futbolistas tan grandes que llevaron a afirmar a don Santiago su mítica frase de que para salir campeón, en el equipo había que tener “dos argentinos y ningún inglés”.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies