Uno de los nuestros: Ignacio Zoco Esparza, por @elcarrildel2

Ignacio Zoco Esparza nació en la localidad navarra de Garde, en el año de 1939. Falleció en Madrid en el año 2015.

Sus comienzos futbolísticos fueron en el Oberena y el Iruña, desde el que pasó al Osasuna, en el año 1959. Permanecería en el club navarro tres temporadas, al termino de las cuales daría su salto al Real Madrid. Con él llegó su compañero en Osasuna Félix Ruiz. El precio pagado por el traspaso de ambos se elevó a seis millones de pesetas (36.000,- Euros). Ese año también llegaron al equipo Amancio Amaro Varela y Lucien Muller.

Permaneció en nuestro equipo por espacio de doce temporadas (1962-1974), en los que jugó 434 partidos oficiales, marcando 17 goles y vistiendo en 25 ocasiones la camiseta de la Selección Española.

Jugaba Zoco de centrocampista. Su elevada estatura (184 centímetros) y sus 81 kilos de peso, le hacían ser un muro en el medio del campo. Con cierto aire desgarbado, de gran fortaleza física, siempre fue un futbolista sobrio, bravo, que no daba ninguna concesión al contrario. Hizo gala en todos sus partidos de una entrega y honradez absolutas.

Formó parte del denominado Madrid “ye-yé”, en el que Paco Gento era el nexo de unión con el equipo comandado por Di Stéfano y las Cinco Copas de Europa consecutivas.

Ganaron la Sexta, en el año 1966, al imponerse en Bruselas al Partizán de Belgrado por 2 a 1. Junto a este título, su palmarés incluye 7 Ligas, 2 Copas de España y 1 Eurocopa de Selecciones Nacionales (1964, la mítica final del Estadio Santiago Bernabéu con gol de Marcelino de cabeza en el minuto 84 que nos daba el triunfo por 2 a 1 frente a la Unión Soviética).

Su despedida del Real Madrid y del fútbol permanece igualmente en el imaginario de todos los madridistas. Ocurrió en la temporada 1973-74. Corría el día 19 de Junio. Estadio Vicente Calderón. Enfrente, el FC Barcelona. La final comenzó a decantarse de nuestro lado desde el inicio. Santillana hacía el 1-0 en el minuto 5. Después, Rubiñán, Aguilar y Pirri completarían el 4-0 final, que nos llevaría a conquistar nuestro título de Copa número 12.

Llegado el momento de recoger el trofeo, Ramón Moreno “Grosso”, Capitán del equipo, tuvo la deferencia de ceder el brazalete a Zoco, para que este se retirase del fútbol levantando el trofeo.

Tras colgar las botas, fue Delegado de Deportes del Gobierno de Navarra. Luis de Carlos le repescó para el Real Madrid en 1982, al incluirle en su Junta Directiva.

En 1994 fue nombrado Delegado del primer equipo, cargo en el que sustituyó a Miguel Ángel González. Se mantuvo en este puesto hasta 1998, dando el relevo a Miguel Porlan “Chendo”.

En 2014, tomó el relevo de don Alfredo Di Stéfano como Presidente de la Asociación de Veteranos del Real Madrid.

La muerte llamó a su puerta en el año 2015, unos días antes de un derby en el Estadio Vicente Calderón. La Real Federación Española de Fútbol autorizó un minuto de silencio en su memoria, que no se llevó a cabo al parecer por indicación de la Liga de Fútbol Profesional debido a que “los pitos de la afición local deslucirían el homenaje”. Hubo de esperar Ignacio Zoco a la siguiente jornada, Real Madrid-Levante, en el Estadio Santiago Bernabéu, para recibir el merecido tributo de admiración y cariño de todos los madridistas.

Descanse en paz Ignacio Zoco Esparza, uno de los nuestros, honrado y leal a carta cabal, jugador, directivo, delegado…acudiendo sin dudar un solo instante al lugar y al puesto donde el Madrid le reclamase. Que su ejemplo de servicio incondicional al Club no se olvide nunca, y que marque el camino a las nuevas generaciones.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies