La Crónica. Talavera 2-4 RM Castilla. Toca soñar, por @elcarrildel2

El RM Castilla se ha impuesto (2-4) al Talavera de la Reina, en el partido correspondiente a la Jornada 6 de la Fase de Ascenso a Segunda División A, disputado en el Estadio Municipal del Prado, de la ciudad toledana.

Ha sido un partido excelso de los nuestros. Había que ganar para asegurar el pase al play off de ascenso, y no depender de los demás resultados. Lo han hecho los jugadores de Raúl González Blanco de esa forma tan nuestra de conseguir nuestros mejores logros, sabiendo sobreponernos a todos los contratiempos, a todas las dificultades, propias y ajenas.

Nos habíamos adelantado en el marcador en el minuto 32 de la primera mitad. Hugo Duro aprovechó un pase magnífico de Sergio Arribas, que había conducido el balón con su clase majestuosa durante cuarenta metros. El de Getafe, como hacen los goleadores buenos, remató de primeras, picado, para superar la salida de Edu Sousa.

Se hacía justicia a lo vivido en el terreno de juego. Entre los minutos 15 y 20 el Castilla había sido un vendaval, había merecido el gol. Arribas había protagonizado esos instantes, con un pase que era medio gol a Peter, y que esté no supo finiquitar. Después, un taconazo del mismo Arribas que se paseó por la portería talaverana. Sumen ustedes un zurdazo de Hugo Duro, y dos cabezazos, uno de Pablo Ramón y otro de Peter que se marcharon ligeramente altos.

Quizás pecaba el RM Castilla de conducción excesiva en algunos lances. Adighibe era un tractor que se llevaba por delante a los nuestros en varias acciones. La mejor ocasión local la protagonizó Rodrigo, ex de la casa, que disparó fuera tras un par de recortes en el punto de penalti para librarse de los defensores blancos.

Se reanudó el partido con una media vuelta prodigiosa de Arribas, y un posterior derechazo que detuvo Edu Sousa. En el 49, una acción de Santos con un delantero local fue sancionada con penalti por el colegiado, don Álvaro López Parra, del Comité Cántabro, al que costó en exceso sacar tarjetas amarillas, excepto la que mostró a Arribas en el 49, por protestar la máxima pena señalada, y que desde luego no lo pareció.

Góngora empató el encuentro desde los once metros. Ese tanto dio paso a los mejores minutos del Talavera, que fue capaz de encerrar a los nuestros en torno a su área. La falta de contundencia y la pérdida de balones en la salida de los nuestros, algo recurrente a lo largo de toda la temporada, nos volvió a pasar factura en el día de hoy. Adighibe falló un mano a mano con Fuidias en el 61, disparando fuera. En el 62, sin embargo, una pérdida de Santos llevó el balón hasta Añon, que disparó para batir a Toni Fuidias.

Reaccionó Raúl. Dio entrada a Marvin por Peter. El mallorquín desplegó toda su clase en los minutos que estuvo sobre el césped. En el 69, controló el esférico al borde del área, habilitó a Hugo Duro, que entraba por el ángulo derecho. El derechazo del getafense resultó inapelable. Empate a dos.

Ese tanto dio alas a los nuestros, que se fueron con espíritu indomable a por el partido. Pudo marcar Dotor en el 76. Su disparo, duro y seco, fue despejado en espectacular palomita por Sousa a córner.

Era el preludio de lo que ocurriría en el 78. Arribas robó un balón en los tres cuartos. Envió el esférico a Hugo Duro, que vio solo, en el segundo palo, a Hugo Vallejo. Le puso el balón perfecto para que el granadino marcase el tercero.

Acusaba el Talavera el esfuerzo y la reacción de los castillistas. Adolecían de claridad en sus ataques. Raúl entonces nos sorprendió a todos: quitó a Hugo Duro y puso en su lugar a Kenneth. A la vez, Rafa Marín, otro juvenil, debía sustituir a Pablo Ramón, mareado tras un choque de cabezas con Adighibe en la disputa de un balón aéreo.

En su primera intervención, el tarraconense aprovechó un servicio de Hugo Vallejo, que había entrado de manera sobresaliente por el carril del diez, para enviar un tiro al segundo palo que sobrepasó a Edu Sousa. Era el dos a cuatro, era el pase al play off de ascenso, era el momento de que los chicos del filial blanco, más lo juveniles que los han acompañado a lo largo del curso comenzasen a soñar con el ascenso a Segunda División A. Nos alegramos por ellos, se lo han merecido, se lo han ganado en el campo, con dificultados añadidas en muchos partidos, con ausencias de futbolistas importantes, hoy sin ir más lejos sin Blanco ni Miguel Gutiérrez, que están con el primer equipo, sin Chust ni Gila, centrales titulares muchos días, pero con los que les han sustituido haciendo gala de ese espíritu tan madridista, y que su entrenador Raúl González Blanco encarna como nadie, de no rendirse nunca, de luchar hasta el final. Enhorabuena a todos ellos.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies