La Crónica. RM Castilla 2-1 Nástic. El fútbol y el antifútbol, por @elcarrildel2

El RM Castilla se ha impuesto (2-1) al Nástic de Tarragona, en el partido correspondiente a la Jornada 4 del Grupo II de la Primera División de la RFEF.

Fue un encuentro de contrastes muy acusados. Frente al fútbol vibrante y brillante de ambos contendientes, el antifútbol más rancio y ramplón del equipo arbitral. El gol concedido a los visitantes es un escándalo con mayúsculas. Si el Comité de Árbitros tuviese la debida seriedad, hoy se encontrarían sus ceses el colegiado del encuentro, don Aimar Velasco Arbaiza (Comité del País Vasco), y el auxiliar que levantó el banderín dando validez a ese tanto.

No ocurrirá nada. Viene resultando habitual en las últimas temporadas el nulo respeto del cuerpo arbitral hacia los futbolistas del RM Castilla. Una lástima desmerecer de esa manera el espectáculo que dan semana sí y semana también estos jugadores.

Se presentaba el Nástic imbatido en el Di Stéfano. El partido era una disputa continua. En el 32, se lesionó Latasa, que dejó su puesto a un combativo Gudjohnsen, que se pegó de espaldas contra los centrales contrarios.

Abrió el marcador Aranda en el 37, al cabecear a la escuadra en gran centro desde la derecha de Sergio Santos. El despliegue del lateral derecho fue espectacular. Hubiera redondeado su mejor tarde si su entrada fulgurante hasta el área pequeña en el 76 hubiera concluido en gol. Lástima que el derechazo se marchara fuera ligeramente cruzado.

Tras el 1-0, pedía el Nástic a voz en grito el descanso. Y desde luego que lo aprovecharon para reorganizarse. Salieron empujando de lo lindo, obligando al RM Castilla a retratarse y defender su área.

Llegaría la concesión del gol inexistente en el minuto 48. Desde el córner, tras una mala cesión de Retuerta, fue sacado por Bonilla. Lo lanzó directo a la portería de Luis López. La rechazó el guardameta. Cuando ya sacaba el balón la defensa, el juez de línea levantó el banderín y comunicó al colegiado que era gol. Legitimó la decisión el Sr. Velasco Arbaiza. El escándalo que siguió a la decisión fue mayúsculo. El error había sido garrafal, mayúsculo. Para llevar ese auxiliar bien haría el Sr. Velasco Arbaiza en acudir solo a los partidos.

Vio tarjeta amarilla Dotor en la protesta. No se desanimó el RM Castilla, que apenas diez minutos después, en el 57, marcó el gol de la victoria. Peter entró por la parte izquierda del área, levantó la cabeza y dio el pase de la muerte a Aranda, que entraba por el carril del diez. El 22 blanco miró a la portería, y ajustó un derechazo antológico a la cepa del poste.

Pudo rematar la faena Gudjohnsen en el 69. Su cabezazo se marchó fuera con Manu García rebasado. Luego vino la ocasión de Sergio Santos en el 76.

A partir de ese momento, apretó el Nástic de lo lindo en busca del empate. El RM Castilla se vio obligado a agruparse en torno a su área. Supieron los nuestros leer cómo había que disputar esos minutos finales.

Brillaron todos los nuestros a una altura excepcional. Habría que destacar a todos y cada uno de ellos. Vivimos con emoción e incertidumbre los últimos minutos, hasta el 95 en que sonó el pitido final. Partidos como el de hoy en el Di Stéfano son los que crean afición, a pesar de que un linier y un árbitro hicieron todo lo posible por cargarse el espectáculo. Enhorabuena a todos los que en la mañana de hoy, a pesar de ellos, han enaltecido al fútbol.

RM Castilla: Luis López, Sergio Santos, Gila, Pablo Ramón, Retuerta, Dotor, Morante, Peter, Aranda, Latasa y Marvin. También jugaron Gudjohnsen, Theo y Carrillo.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies