La Crónica. RM Castilla 1-1 Navalcarnero. Lección de dignidad, por @elcarrildel2

El RM Castilla ha empatado a uno, con el Navalcarnero, en partido disputado esta tarde en el Estadio Alfredo Di Stefano, de la ciudad Real Madrid de Valdebebas.

Hay tardes en que lo de menos es el juego, y hasta el resultado. Hay tardes en que lo que conviene destacar es la dignidad mostrada por nueve chavales, a los que masacró desde el pitido inicial un colegiado que empaña el buen nombre de la profesión que ejerce. Uno puede desarrollar su labor bien, mal o regular, pero jamás con la inquina con que la desempeñó esta tarde don Pedro Sureda Cuenca, árbitro perteneciente al Colegio Balear. Descendido la temporada pasada, a sus 36 años, ya de vuelta, debiera pensar seriamente el Sr. Sureda en la retirada inmediata. Y si no lo piensa él, deberían obligarle a ello sus superiores. Lo peor de un árbitro, ya lo hemos dicho más veces, no es ser bueno o malo, sino ser parcial. De parcialidad dio todo un curso esta tarde este caballero.

Fue expulsado Febas en el 36. Corría el ilerdense con el balón en los pies. Sufrió dos tarascadas por parte de dos contrarios. Llegó, con el balón dividido, a una disputa. Los dos futbolistas entraron fuerte. Treta del futbolista del Navalcarnero, que simuló sin recato. El árbitro expulsó a Cobo. Instantes después, rectificó. Hasta ese punto llegaba su desatino. No le duró mucho más la alegría al debutante, un juvenil de muy buenas maneras y amplio recorrido por su banda, que había sufrido una agresión en el minuto siete, que no quiso ver el colegiado. Se marchó Cobo en el diez de la segunda mitad, segunda amarilla, por pelear con bravura otro balón dividido.

Sacaron los castillistas fuerzas de flaqueza, y toda su dignidad. Resistieron como jabatos, y aún tuvieron ánimos para marchar hacia arriba en busca del segundo gol. Se lesionó Javi Sánchez, que sustituía hoy a Hermoso, y que había marcado el 1-0 en el minuto 22, a centro de Achraf. Entró Cedrés, que luchó de manera encomiable, con corazón y clase, por Odegaard.

Campuzano ayudó en el lateral derecho, mientras Sergio Díaz lo hacía en el izquierdo. Lienhart achicaba, Tena (que había sustituido a Javi Sánchez) tiraba del poquito más de veteranía que atesora, Valverde en el medio se agigantaba…

Llegó el empate en el minuto veinte. Se inventó el colegiado una falta al borde del área del RM Castilla. El libre directo lo ejecutó de manera magistral Cifo.

Con nueve en el campo parecía que no quedaba más que atrincherarse atrás y resistir. No lo creyeron los chicos. Enzo empujó lo suyo hacia arriba, al igual que Sergio Díaz (enorme el paraguayo hoy), y Campuzano, hasta que se agotó. Entonces, emergió la figura de Achraf, un futbolista grandioso, que seguía corriendo arriba y abajo, ofreciendo una salida a sus compañeros, poniendo en jaque a la defensa contraria.

Realizó una gran parada Abad en el 35. Cedrés lo intentó con un zapatazo en el 41. Un derechazo de Achraf se marchó fuera. Enzo, ya en el 45, luchó un balón dividido con el portero visitante.

Tuvimos que soportar todavía cuatro minutos de descuento. Al final, se consiguió un punto, desde el trabajo a destajo, la entrega máxima, el corazón y la garra. Empate que sabe a mucho.

Los arbitrajes que sufre, prácticamente cada semana, el RM Castilla, son sencillamente intolerables. Hora es de que el Real Madrid, al máximo nivel, se queje ante la Federación Española de Fútbol, con la contundencia y rotundidad que la situación requiere.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies