La Crónica. RM Castilla 0-0 S.D. Gernika. Otro error fatal, por @elcarrildel2

RM Castilla y  la S.D. Gernika han empatado a cero goles, en partido celebrado en la tarde de hoy en el Estadio Alfredo Di Stefano, de la Ciudad Real Madrid de Valdebebas. El devenir del partido quedo marcado, de manera decisiva, por un nuevo error arbitral.

Corría el minuto diecinueve de la seguna mitad. Quezada, lateral izquierdo, que había sustituido a un inoperante Abner en el minuto 10, centro de manera espléndida desde su banda. Campuzano, en espectacular escorzo, superó a los centrales vizcaínos y envió el balón al fondo de la red, tras pegar en el palo. El linier se aprestó a levantar el banderín, señalando fuera de juego. Lo ratificó el colegiado. Otro error fatal. Dos puntos más al limbo de los justos.

Por los demás, hubo de improvisar Solari una defensa de urgencias, ante las ausencias de Hermoso, Tejero y Lienhart. Tampoco estaba Tena. Lo solucionó retrasando a Federico Valverde, que formó pareja con Javi Sánchez. Estuvo hecho un coloso el uruguayo, que un día más acreditó conocer de manera sobrada en qué consiste el juego del fútbol. No desmereció Javi Sánchez, un central como la copa de un pino. Achraf dio muestas de cansancio físico, si bien sigue siendo un puñal por su banda. Abner, por contra, volvió a evidenciar que no está en forma. Ninguna profundidad aportó el brasileño, que tampoco muestra la necesaria firmeza en las tareas defensivas.

El partido no nos deparó grandes alegrías, excepto quizás los últimos veinticinco minutos, en que, con los cambios, se animó el RM Castilla, y se fue de manera decidida a por el partido. Creó entonces peligro la SD Gernika, al contragolpe, que había introducido un segundo medio centro tras el descanso, lo que le dio superioridad en esa zona del campo. Y eso que Seoane estuvo superior, con varias arrancadas de mucha clase y enorme mérito. Febas volvió a recibir palos a diestra y siniestra, al punto de tener que ser atendido en la banda por la sangre que manaba de su boca tras uno de los innumerables golpes que sufrió el de Lérida.

Las manos tampoco merecieron castigo arbitral. Hasta tres claras contamos, una de ellas en el minuto 36 de la segunda parte, que pudo desequilibrar el marcador. Lo evitó Luca Zidane, que realizó hoy dos intervenciones excelentes, que evitaron la derrota del RM Castilla.

Se acababa el partido. Se notaron, en positivo, las incorporaciones de Cedrés, por la banda derecha, y de Quezada, por la izquierda. Puso el madrileño un balón estupendo en el 41, al que no llegó Nikos. El balón le cayó a Sergio Díaz, que remató alto, y al que quizás le sobró un regate. Hubo un último intento de Febas, en su ya clásica arrancada por la banda izquierda. Tampoco llegó el delantero griego, que una tarde más estuvo errático y desacertado.

Minuto 93. Fin del trayecto. Un nuevo empate, con error arbitral de por medio. Lo siento en primer lugar por los jugadores, que no se merecen ese trato. Y después por el arbitraje español, en uno de sus momentos más oscuros, víctima de sus rectores, que son los que le han conducido al pozo en el que se encuentra.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies