La Crónica. Pontevedra 4-0 RM Castilla. Baño en Pasarón, por @elcarrildel2

El Pontevedra se ha impuesto (4-0) al RM Castilla, en el partido correspondiente a la Jornada 27, del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División B, Grupo I, celebrado esta tarde en el Estadio de Pasarón, de la ciudad gallega.

Ha llovido de manera torrencial durante todo el encuentro. El campo se ha ido convirtiendo en una piscina, con zonas completamente inundadas, imposibles para que el balón corriera mínimamente. En esas circunstancias, han sido los locales los que han sabido enfrentar el partido, mientras los futbolistas del RM Castilla se ahogaban un todos y cada uno de sus intentos de llegar a la portería contraria.

Volvieron los nuestros a mostrar sus carencias. Blanditos, contemplativos, sin entender cómo se debe afrontar un partido al que le sobraban florituras y exigía contundencia, pie firme, patadón y tente tieso. Sobraba el regate, la conducción y el pase cortito y al pie.

Comenzó siendo un choque de ida y vuelta. Los saques de esquina se sucedían en ambas porterías. Pudimos ponernos por delante en el minuto 11. Penalti clamoroso de Edu sobre Baeza, que llegó medio segundo antes al balón. El colegiado del encuentro, don Josep Subirats, lo transformó en un córner.

El toma y daca llegó al minuto 30. A partir de ese instante, desapareció el RM Castilla. Pudo abrir el marcador Álvaro Bustos en el 34. Su remate a bocajarro, a la cepa del poste, fue enviado a córner por Altube.

Llegaría el 1-0 en el 38. Rufo, el goleador local, remató de cabeza anticipándose a toda la defensa. Los centrales del RM Castilla volvieron a evidenciar que por alto sufren carencias gravísimas, determinantes. No son capaces de luchar en igualdad de condiciones contra ningún rival.

Apenas dos minutos después, el segundo gol local. De nuevo Rufo cabeceó de manera cómoda al palo contrario, más solo que la una, con Altube haciendo la estatua. Descanso.

Marvin y Victor Chust sustituyeron a Guillem y Ayoub al comienzo del segundo periodo. Nada varió de manera sustancial. Marvin se empeñaba en conducir el balón por su banda, que era una auténtica piscina. Sus esfuerzos, como era de esperar, resultaron baldíos.

Aún así, Marc Gual dispuso de una ocasión inmejorable en el 48. Desde el borde del área, y con el guardameta local a media salida, lo intentó por medio de una vaselina, que se marchó alta.

El campo estaba cada vez peor, con la lluvia arreciando. En esas condiciones, el Pontevedra acreditó veteranía y conocimiento de la situación. Ganaban los locales todos los balones divididos. Tuvo otra ocasión Pablo, que había sustituido a Reinier (que pasó desapercibido), en el minuto 77, pero su tiro resultó inocente.

Rufo haría su tercer gol en el 78, de nuevo anticipándose a la defensa para marcar de cabeza su gol número 16 de la temporada. El cuarto gol llegaría en el minuto 82. Altube golpeó el balón de manera defectuosa, a los pies de Álvaro Bustos, que desde cuarenta metros soltó un certero zapatazo combado que superó al portero, que corría hacia atrás. Mala tarde del guardameta del RM Castilla, que no ha hecho olvidar a Belman.

Derrota durísima. Tendrán que meditar mucho entrenador y jugadores los motivos. El equipo se derrumba a la más mínima adversidad. Nadie es capaz de dar un paso al frente y tirar del equipo. Los problemas son conocidos. La falta de soluciones, también. Quizá los actuales futbolistas no den para más. Los arbitrajes, empeorando con el transcurrir de la temporada, son un baldón añadido.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies