La Crónica. Mensajero 2-2 RM Castilla. El minuto 94, por @elcarrildel2

Mensajero y RM Castilla han empatado a dos goles, en partido celebrado esta mañana en el Estadio Silvestre Carrillo, de Santa Cruz de la Palma, correspondiente a la Jornada 18 del Grupo II de la Segunda División B.

Pudo ganar el RM Castilla en el 94. Le llegó un balón a Javi Muñoz, en el borde del área chica. Remató de derechas, con inocencia, y el portero detuvo el balón sin problemas. No alcanzó el espíritu de Sergio Ramos a los chavales de Solari, que andan necesitados de puntos y confianza.

Por dos veces se adelantaron los insulares. La endeblez de la defensa del RM Castilla volvió a ponerse de manifiesto. Y mira que tanto Lienhart como Hermoso son dos defensas poderosos. Hoy, por dos veces, les robaron la cartera. En el 38, Nacho Rodríguez remató solo en el segundo palo. En el 73, Portilla centró ante la atenta mirada de Achraf; seguía sin haber nadie en el segundo palo, circunstancia que aprovechó Yeray para cabecear a la red.

Un día más, estábamos asistiendo a un partido inconsistente del RM Castilla. En el primer tiempo, fuimos capaces de alternar el dominio del balón y del juego, pero sin empuje ni capacidad de resolución de las jugadas. Sin la suficiente determinación como para imponer nuestra autoridad y someter al contrario, y crear ocasiones de gol, y a partir de todo lo anterior ganar los partidos.

En los primeros cuarenta y cinco minutos, un solo disparo a puerta, por medio de Sergio Díaz en el minuto 33. Abad, por su parte, había salvado su portería en el 29, en un mano a mano con Álex Cruz.

Sergio Díaz y Odegaard ayudaron lo suyo en defensa. Achraf no ha tenido su mejor mañana, sin llegar a la línea de fondo. Tejero, un día más, evidenciando que no está en su mejor momento. Tena y Valverde comiéndose el sitio el uno al otro. Javi Muñoz perdido en terreno de nadie, y Campuzano sin recibir ningún balón. Se empeña Solari en jugar sin extremos, dando todo el protagonismo a los laterales. Tampoco ayudó el césped artificial, donde el balón no corre, sino que da saltos. Controlar el esférico se hace imposible.

El segundo tiempo nos ofreció una versión más agresiva del RM Castilla. Lo malo es que la misma apenas duró quince minutos. En el 51, le llegó, en la corona del área, un balón a Campuzano. El barcelonés se revolvió, y sacó un latigazo seco y potente, que superó al portero rival, pegó en el larguero y cayó dentro de la portería. Era el empate.

Se rehízo el equipo canario. En el 63, de nuevo Abad tuvo que salvar otro mano a mano, en esta ocasión ante Nacho Rodríguez. El partido se convirtió en un ir y venir. Cuando hacía falta, el patadón, ahora llamado por lo líricos balones profundos. Tejero insistía en resbalarse. En el 71, Nikos sustituyó a Campuzano. En el 73, jarro de agua fría. El segundo gol canario, antes ya explicado. Se nos escapaban los puntos (que hubiera cantado algún narrador al uso) cuando Nikos (al que iba a zurrar en esta crónica), estableció el empate a dos, aprovechando un centro de Achraf (desde la línea de fondo, por cierto), que un defensa había desviado ligeramente.

Cinco minutos de descuento dio el colegiado, don Juan Peña Valera, del Colegio Andaluz, que pasó desapercibido, lo cual es de agradecer viendo los antecedentes. Pasaron el 92, el 93 y el 94, en el que la tuvimos, y llegamos al 95. Final.

Buenas tardes de todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies