La Crónica. Atl. Baleares 1-1 RM Castilla. Fútbol y actitud, por @elcarrildel2

Atlético Baleares y RM Castilla han empatado (1-1) en el partido correspondiente a la Jornada 13, del Campeonato Nacional de Liga de la Segunda División B, Grupo I, disputado esta mañana, en el Estadio Balear, de Palma de Mallorca.

Mereció más el RM Castilla en la mañana de hoy. Frente al segundo clasificado de la categoría, imbatido en su estadio esta temporada, sacaron los futbolistas de Raúl González Blanco el orgullo. Con encomiable actitud desde el pitido inicial, supieron hacer frente a las embestidas de un equipo muy bien armado, que se quedó la temporada pasada a las puertas del ascenso.

Trabajaron bien De la Fuente y Javi Hernández en el eje de la defensa, achicando cuanto balón llegó a sus inmediaciones. Sufrió mucho durante todo el partido Guillem, que contó con la ayuda inestimable de un Feullasier que va volviendo por sus fueros tras su grave lesión de la pasada temporada.

Comenzaron empujando con mucha fuerza, como era de esperar, los locales, que recibieron un jarro de agua fría en el minuto 11. Fran García, que regresaba a la alineación titular, llevó a cabo una de sus habituales arrancadas por la banda izquierda, llena de fuerza y clase. Se adentró en el área, para servir un balón espléndido a Pedro, que acompañaba la jugada por la derecha. El sevillano agradeció el pase, para subir el gol al marcador.

El tanto supuso un cambio de rumbo en el partido, a pesar de que los locales lograron empatar en el 16 por medio de un penalti que pudo ser, pero en el que la veteranía del delantero balear puso de su parte, frente a la bisoñéz del defensa castillista. Lanzó la máxima pena Ortiz, para poner el empate en el marcador.

Apretaba el Atlético por su banda izquierda, a la vez que presionaba la salida del balón del RM Castilla. Algún despiste y pase mal dado hubo, que afortunadamente se quedaron en sustos. Sacó Altube dos buenas manos en el 30 y en el 36, para enviar a córner dos llegadas peligrosas de los isleños.

Nos costaba imponernos en el centro del campo, donde Blanco, Fidalgo y Gelabert no acertaban con la tecla para proyectar a nuestros delanteros. Pedro se pegaba en solitario con los defensas locales. Se fue al suelo el sevillano en el minuto 30, tras un codazo, en una acción alejada del balón que no vio el colegiado.

Llegamos al descanso con un RM Castilla que se había fajado bien en defensa, y que había aprovechado su única llegada a la portería de Ginard para marcar el gol que supondría el empate final.

El segundo tiempo fue harina de otro costal. Cerraron filas los nuestros atrás, impidiendo todo intento de ataque del Atlético Baleares. A la vez, a medida que transcurrían los minutos, eramos capaces de abrir huecos en su defensa. Gelabert le puso un balón excepcional a Pedro en el 48, al que no llegó por un palmo el delantero.

Fran García martilleaba por su banda, Feullasier ya no solo defendía, sino que ponía a prueba a sus rivales entrando por la derecha. Suya fue una arrancada de setenta metros en el 68, con preciosos recortes en seco a varios rivales. Lástima que su centro no encontrase rematador.

Recurrían los locales, cada vez más, al pelotazo en largo, a los que respondían nuestros centrales de manera contundente. Llegábamos al marco contrario, pero los centros no se culminaban. Raúl sacó entonces a relucir su carácter. Quería más de los suyos. Dio entrada a Marvin por Martín Calderón, que fue de menos a más a lo largo de los minutos. Luego, en el 80, Baeza ocuparía el lugar de Feullasier.

En el 81, De la Fuente remató de cabeza un centro desde el córner, a pie cambiado, de Baeza, que se marchó alto por poco. En el 89, el empate ya parecía bueno a ambos contendientes. Bravo ocupó el lugar de Gelabert, que al igual que el resto había ido creciendo con el transcurrir de los minutos.

El último cuarto de hora fue de ida y vuelta, sin medio campo, con ambos equipos buscando la portería contraria, en un duelo bonito, intenso, emocionante. La última ocasión la tuvieron los locales en el 93, pero el balón se marchó alto por encima de la portería de Altube. Peris lo había intentado, piscinazo de por medio, en el 92, pero el colegiado del encuentro, don Jorge Díaz Escudero, no cayó en el engaño.

Empate a uno, que nos da un ligero respiro tras tres derrotas. Buena actitud del equipo, acompañada de buen fútbol durante bastantes minutos de la segunda mitad. Seguimos en puestos peligrosos. La próxima semana, en el Di Stefano, el Oviedo B.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies