Xavi Hernández, su ombligo y la grandeza, por @elcarrildel2




Como los clásicos navideños, vuelve don Xavi Hernández a la palestra mediática, en esta ocasión en forma de entrevista, llevada a cabo por el nunca bien ponderado don Diego Torres Romano, del que ya dijo Florentino Pérez que era gran novelador.

De la unión de ambos personajes, uno como preguntador y otro como contestador, solo podía salir lo que ha salido: una entrevista genial, histórica, grandilocuente, apabullante, un diálogo que pasará a ser materia de obligada lectura y estudio en todas las facultades de periodismo del mundo mundial.

Si don Xavi Hernández es dado a mirarse el ombligo (ya nos dice en la entrevista que él es puro talento), solo faltaba alguien que le apuntase en la dirección en que debía mirar, para que el disloque adquiera las proporciones que ha tomado el asunto.

Desconoce don Xavi Hernández que la grandeza de uno mismo viene siempre determinada por la de los que tiene alrededor, y principalmente por la del contrario. Resulta evidente que ni Cristiano Ronaldo ni Lionel Messi serían lo que son si no hubieran coincidido en el tiempo, como tampoco Real Madrid y FC Barcelona serían lo que son el uno sin el otro.

Y por mucho que le pese a don Xavi Hernández (los complejos atávicos), Cristiano tiene mejor palmarés que el futbolista argentino, y el Madrid es el Club más laureado a nivel internacional. Aún así, manifiesta don Xavi que Cristiano no sabe perfilarse. Desde luego, usted sí que sabe: se puso de costado el año pasado, sin ir más lejos, cuando el Madrid fue capaz de conquistar cinco títulos. (Claro que, como diría don Ángel Cappa, lo de menos es el resultado).

Ningunear a los contrarios, como tiene por costumbre alguna gent blaugrana, no es más que seguir enarbolando la bandera del complejo provinciano. Nada sería más ridículo, por parte de cualquier aficionado al fútbol, que negar las excelencias futbolísticas de Lionel Messi, si bien luego ya cada uno podrá determinar a quien pone por delante en el escalafón. Si a títulos, tanto individuales como colectivos nos atenemos, parece que no hay duda en que el futbolista de Madeira es el más grande de esta época.

Tienen a bien sacar a colación el 2-6 del Bernabéu, como si agua pasada moviese molino, pero no rescatan de ese pasado al Sr. Ovrebo (con él empezó todo) ni a otros que les pusieron los partidos fáciles cuando se les escapaban ligas y títulos europeos, esos que solo tienen bolas calientes y frías cuando del Madrid se trata.

No seré yo el que quite méritos a De Bruyne o a Silva, dos excelentes futbolistas. Sin embargo, me parece torticera la utilización que hace don Xavi Hernández de los mismos para negar la categoría de don Francisco Alarcón y de don Marco Asensio, por mucho que vean o dejen de ver en 360º, visión que desconozco si se acerca más a poltergeist o a los místicos medievales, esos que vivían sin vivir en ellos, y que tanto preocuparon a la Inquisición.

Es posible, don Xavi Hernández, que ahí se esconda el meollo del asunto. Algunos, como usted, solo entienden el fútbol en una dirección, y entonces son capaces de decir que Mourinho, Di María, Cristiano o Bale…no quieren jugar al fútbol, algo que, según usted, si quiere don Paco Jemez, ese cuyo contento crecía a medida que su FC Barcelona le metía más goles. (Luego se atrevió a pedir -el Sr. Jemez- el carnet a Zidane, y ya lo entendí mejor. Coincidían en la misma orilla el que pide los carnets, y el que los da).

Casemiro, según usted, es rápido, pero no sabe de fútbol porque no entiende el rondo. A mí, la verdad, casi siempre me aburría el rondo, y más me parecía un rosco, eso sí, muy pulcro siempre, no como según usted es el juego del Madrid, que imbuido por el espíritu de gentes como Juan Gómez “Juanito” o José Antonio Camacho, se permite patear el balón a la grada sin ningún recato. (Sin embargo, don Xavi, el mejor pelotazo a la grada en la historia del Santiago Bernabéu, lo protagonizó su idolatrado don Lionel Messi, y efectivamente, la acción quedó sin ninguna consecuencia para el futbolista argentino).

Mediada la entrevista, y ya cuesta abajo entrevistador y entrevistado, afirma don Diego Torres Romano que “la idea que se gesta en el FC Barcelona es la última gran idea transformadora en el fútbol. ¿Cuál será el próximo paradigma?”. Llegados a este nivel de profundidad, me atrevo a evacuar consultas a Derrida, Dufort, Esposito, Zizek, Hobsbawn….y algunos otros, a ver si me aclaran aquella frase que usted cita de don Luis Aragonés, que distinguía entre fútbol bueno y fútbol bonito.

Termina don Xavi hablando de política, eso sí, local (de Qatar, aclaro). De jugar en un paraíso, ha tenido el acierto de marchar a vivir en otro. Hay tipos con suerte. Lo que hubiera llegado a ser este chico de dominar la visión en 360º, y hasta el espacio y el tiempo. Ya si hubiera jugado bien al fútbol (da igual al bueno o al bonito) habría sido el acabose.

Claro que, a lo mejor, habría que empezar la entrevista por el final, y lo del fútbol no es más que relleno.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.






suscríbete a nuestros podcast en Ivoox.com

ElQuintoGrande

Zona RMTV ( Todos los audios de los mejores programas de Real Madrid Televisión )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies