Un agravio más, por @elcarrildel2

Es posible que algunos de nosotros, optimistas y bien pensados, hubiéramos podido creer por un momento que la lista de agravios al Real Madrid por parte de la Liga de Fútbol Profesional era ya lo suficientemente extensa como para ser capaz de albergar nuevos episodios.

Craso error. Al agravio de los errores arbitrales continuos (bien sean estos tanto para perjudicar al Madrid como para beneficiar a sus rivales), que se han profundizado, agrandado, maximizado (algo que parecía imposible) desde la implantación del VAR, a la censura de imágenes de los partidos que se impone a las televisiones (ayer mismo, en el partido de ida correspondiente a la semifinal de Copa del clásico no se nos mostró el agarrón de Alba a Vinicius, penalti meridiano, y eso que en el VAR había nada menos que dos colegiados), al dirigismo en las preguntas de aquellos que ejercen su actividad “periodística” a pie de campo (ya sabemos aquello de que no se puede exigir a un padre de familia ser héroe todas las noches), a la eliminación de elementos fundamentales para emitir juicios certeros sobre las jugadas más polémicas de los encuentros (como el trazado de líneas aclaratorias de posiciones de fuera de juego), se unen ahora los horarios de los partidos.

Si como muestra vale un botón, miremos la disparidad de horas de descanso entre partidos de Real Madrid y FC Barcelona en este mes de febrero. Mientras los nuestros disponen de sesenta y cinco horas entre el final del partido de ayer, y el derbi contra el Atlético de Madrid del próximo sábado, el FC Barcelona alarga su descanso hasta las noventa y seis horas (juega en San Mamés, el domingo, a las 20,45 horas). Algunos dirán que el Madrid debe jugar el sábado por su compromiso de Champions del miércoles. Nada impedía jugar a las 20,45 horas en lugar de a las 16,15 horas.

Si nos vamos a la jornada previa a la vuelta de la semifinal de Copa en el Santiago Bernabéu, vemos que el Madrid afrontará el choque con setenta horas y treinta minutos de descanso, mientras el FC Barcelona llegará al mismo tras un descanso de noventa y nueve horas. En ambos casos, el FC Barcelona dispone de treinta y seis horas (un día y medio) más de descanso que el Madrid. ¿Cómo podemos denominar este desfase? ¿Favoritismo, manipulación, ventajismo, discriminación…?

Arremetía don Alfredo Relaño, director del diario “AS”, en una de sus recientes homilías, contra Florentino Pérez, acusándole de defender los intereses del Real Madrid. Cualquiera se preguntará qué intereses son los que debe defender el Sr. Pérez, sino los del club que preside. Sobre los que defiende don Alfredo tampoco existen dudas, como también están muy claros los de Javier Tebas. Uno y otro socavan cada día un poco más los cimientos del fútbol español, hasta fechas recientes en lo más alto de la ola, y de unos años para acá quedándose atrás con respecto a otras ligas europeas, como la Premier inglesa o la Serie A italiana.

El camino del enfrentamiento permanente con todo y con todos (el último la nueva ley del deporte) no lleva más que a seguir descendiendo posiciones en las preferencias de los aficionados, y a la pérdida de nivel y de prestigio. Y que le quede claro a todo el mundo que si alguien ha mantenido al fútbol español en los lugares de privilegio en estos últimos años, ese ha sido el Real Madrid, con sus cuatro Champions y sus cuatro Campeonatos del Mundo de Clubes en las últimas cinco temporadas.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies