La Liga se desmorona, por @elcarrildel2

Hacía muchísimo tiempo que no veíamos a nadie perseverar en el error con la firmeza y contumacia de don Javier Tebas Medrano.

Su capacidad para ir de equivocación en equivocación roza lo dantesco. Su afición a la respuesta inmediata en las redes sociales resulta impropia de alguien que debe, por mor de su cargo, hacer profesión de la mesura y el comedimiento, de la reflexión y el respeto a las opiniones ajenas, máxime si esas respuestas rozan la vulgaridad y la falta de la más elemental cortesía.

El verano ha resultado “movidito”. Al asunto del acuerdo firmado con el fondo de capital riesgo CVC, de sobra analizado por las diferentes partes implicadas y un buen número de expertos independientes, a los que la idoneidad del mismo genera serias dudas, se une la descapitalización futbolística constante de las plantillas de los equipos españoles. En su día fueron Cristiano y Neymar, más tarde Sergio Ramos, Varane o Messi, por citar únicamente a las primeras figuras.

El último en salir, de momento, ha sido Cucurella, por el que un equipo del potencial del Brighton ha pagado sin despeinarse 18 millones de Euros. Veremos qué ocurre desde hoy al cierre de mercado.

El mismo día nos enteramos de que la plataforma de televisión que ofrecía la Liga en Rusia ha cancelado el contrato, sustituyendo nuestro campeonato por la Serie A italiana. No he visto ningún tweet del Sr. Tebas al respecto. Total, en Rusia viven únicamente 147 millones de personas. Peccata minuta. Ya nos advirtió don Javier que el Espanyol se ve más en China que el Real Madrid o el FC Barcelona.

Con todo, la última es el horario puesto para el partido de la Jornada 4, que supondrá la vuelta del Real Madrid al Estadio Santiago Bernabéu, el 11 de Septiembre. Las 16,15 horas pueden resultar de temperatura insoportable para jugadores y espectadores, esos que dice cuidar la Liga por encima de cualquier otro interés, a pesar de lo cual las audiencias televisivas de los diferentes partidos no hacen más que descender jornada tras jornada.

Para mejorar las mismas, nada mejor que llenar el encuentro de ausencias. Parece complicado que al mismo puedan llegar los internacionales de los países americanos, en lo que respecta al Madrid los futbolistas brasileños y el uruguayo Fede Valverde. Su calendario indica que Brasil jugará los días 3 frente a Chile, 5 frente a Argentina, y el 10 contra Perú, a las 2,30 horas de España. Por su parte, Uruguay se enfrentará a Perú el día 3, a Bolivia el 6 y a Ecuador el 10. Pretender que salten al césped apenas treinta y seis horas después de finalizados esos partidos, y tras diez de viaje en avión, es una osadía, un atrevimiento al que debiera poner coto la autoridad sanitaria correspondiente. No debe ni puede valer todo en función de intereses comerciales alejados de la más mínima lógica y consideración de las personas.

Viendo lo anterior, ¿alguien puede decir que el Sr. Tebas y La Liga miran por la competición y por la salud de sus futbolistas? Decididamente no. Frente a la seriedad y profesionalidad con la que actúa la Premier League, lo de la Liga española es de auténtica chirigota. No es de extrañar que todo el que pueda haga la maleta y ponga distancia con respecto a una competición gestionada sin ninguna lógica ni razón. Una competición, por cierto, que sigue retrocediendo en cuanto a sus ingresos, ocupando ya la tercera posición de Europa, a años luz de la liga inglesa y superada igualmente por la liga alemana.

El desmán, que era ya descomunal, está adquiriendo tientes dramáticos. El fútbol español lleva ya tiempo cayendo en un pozo que parece no tener fondo, sin que nadie, ni desde la Liga, ni desde el Consejo Superior de Deportes o el Ministerio correspondiente parezca importarle lo más mínimo.

Se hace obligatorio poner fin a esta decadencia. La cortedad de miras de los dirigentes del fútbol español (con cuatro honrosas excepciones) resulta lacerante. Ver únicamente el hoy sin pensar lo más mínimo en el mañana no puede tener ninguna buena consecuencia.

Me viene a la mente el inmortal Quevedo, que dejó escrito aquel soneto que decía: “Miré los muros de la patria mía, si un tiempo fuertes, ya desmoronados, de la carrera de la edad cansados, por quien caduca ya su valentía”.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies