La elástica y los elásticos, por @elcarrildel2

Resulta que se ponen en valor las cifras de Cristiano Ronaldo como asistente de sus compañeros, y que el portugués parece que vuelve a estar fino, rápido, y a marcharse de los contrarios con facilidad pasmosa.

Gran disgusto para los cofrades que ya le daban por muerto, y que llevaban tiempo organizando su entierro. Y cuando llega el tramo decisivo de la temporada, el portugués que hace acto de aparición estelar, levantando un !ohhhhh¡ unánime del Santiago Bernabéu, elástica de por medio.

Cristiano, nos vienen a decir, no está aquí para robar balones, correr tras ellos, asistir a sus compañeros, luchar y pelear por cada balón, incluso ni para hacer elásticas. Lo que vale de Cristiano son los goles, y si no los marca, fracaso total. Sigamos adelante con el entierro, y después con los funerales. Es la ventaja de ser elástico. Que hoy dices una cosa, mañana la contraria, al otro la intermedia, y no pasa nada, sigues disfrutando de tu columnita o de tu comentario.

Elásticamente hablando, y una vez que James comunica que se queda el año que viene, y de semana de descanso Álvaro Morata, vuelve a las portadas Isco Alarcón, del que dicen que no renueva porque no es titular. Antes era que jugaba poco, ahora que queda acreditado que es uno de los que más juegan, el problema es que no es titular. Hora es de que Isco ¡qué dos pases el sábado para los dos goles del Madrid, y qué manera de mejorar su juego el equipo desde el momento en que el malagueño cogió la manija! aclare su postura, y sus intenciones, por ir cercenando debates y cerrando esas bocas y esas plumas siempre dispuestas a meter cizaña, a pesar de los buenos días que estamos atravesando, y que ojalá se confirmen el próximo miércoles en Mestalla.

Hablando de Mestalla, David Albelda, aquel medio centro tosco y leñero que tuvo el Valencia, ha evidenciado que los mediocres lo son a tiempo completo. Se atreve a hablar de árbitros, que como no podía ser de otra manera, favorecen al Madrid. Y lo hace con un equipo que ha jugado diecisiete finales de veintidós posibles, ganando trece. Sin duda, unas cifras estratosféricas, a todas luces inalcanzables para muchos, entre otros para este caballero de tweet fácil y error abundante y clamoroso.

Y hablando de errores, los de don Alberto Undiano Mallenco, que se tragó un penalti de libro gordo a Cristiano Ronaldo, en las postrimerías del partido del pasado sábado contra el Español. Ayudado, de acuerdo, por su juez de línea, lo que sin duda no es excusa. El problema del Sr. Undiano no es un error puntual un día cualquiera, sino la larguísima cadena de errores a lo largo y ancho de muchísimas temporadas, errores que además siempre van en la misma dirección, de perjuicio a unos y beneficio a otros.

El miércoles, en Mestalla, estará el Sr. De Burgos Bengoetxea, del Colegio Vasco, con el antecedente de la queja del Valencia al Sr. Sánchez Arminio por los arbitrajes. Veremos a ver qué ocurre. A lo peor, lo mejor es que hubiese arbitrado don David Albelda.

Buenos días a todos. HALA MADRID.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies