El VAR queda tocado y hundido, por @elcarrildel2

Han venido las últimas semanas tan sembradas de polémicas por las decisiones adoptadas por los colegiados encargados del VAR, que los máximos responsables del arbitraje español se han visto obligados a salir a la palestra, vía rueda de prensa, para intentar detener un escándalo que amenaza desestabilizar el propio arbitraje, la liga y el fútbol español entero.

Lamentablemente, sus explicaciones han servido para corroborar lo que muchos ya pensábamos: la discrecionalidad (permitan que utilice la palabra utilizada por Santiago Solari en su rueda de prensa de hoy) con la que los colegiados enjuician las jugadas analizadas es absoluta, total, me atrevo a decir que caprichosa, ausente de toda lógica y equivalencia entre unas intervenciones y otras.

Que tres señores delante de varios televisores no acierten a ver el penalti clamoroso de Rulli sobre Vinicius, resulta de todo punto incomprensible. Que se revise si Benzema estaba en fuera de juego en la acción que finalizó con el primer gol del Madrid ante al Betis el pasado domingo, causaría hilaridad si no fuera por lo que es. La disparidad de criterios entre diversos métodos de análisis en el gol de Canales, que el VAR no ha sabido aclarar, hace obligatorio una revisión a fondo del sistema y el cambio inmediato de sus actuales responsables, y la llegada al mismo de profesionales capaces.

De nada sirven todos esos números dados por el Sr. Velasco Carballo cuando hemos podido ver, en lo que va de Liga, errores absolutamente groseros y decisiones de parcialidad bochornosa. No es de recibo que semana tras semana, se incida en nombrar colegiados que llevan acumulados un significativo saldo de errores (a favor o en contra) en sus decisiones con respecto a uno de los contendientes.

Mucho menos que lo que se rearbitra en un partido, no se haga con una jugada similar en el siguiente. Ni lo es que unas veces se deje llegar hasta el final la jugada para luego revisarla, y otras se corte de raíz sin permitir el desenlace. Tampoco lo es que aquellos profesionales que acreditan errores graves no reciban la sanción correspondiente por ellos, y que se nos diga que no se muestran imágenes en público. Sin duda, ese secretismo aumenta aún más las sospechas.

Tampoco ayudan las palabras del máximo responsable de la Liga de Fútbol Profesional, don Javier Tebas, que sin duda debiera centrar sus esfuerzos en que los aficionados, que pagamos mucho dinero por ver el fútbol, en directo o por televisión, dispusiéramos de mejores realizaciones de los partidos, con criterios uniformes para la repetición y análisis de las jugadas, sin ocultar nada al espectador que paga religiosamente, y en poner todos los medios a su alcance para que la competición española no siga bajo sospecha por los reiterados errores de la misma, casi siempre además, para mayor inri, favoreciendo y perjudicando a los mismos. Quizás debiera preguntarse el Sr. Tebas por la responsabilidad de todos estos asuntos en las asistencias a los diferentes estadios.

Creo sinceramente que el VAR ha quedado, en lo que a su aplicación en España se refiere, tocado y hundido. Hace falta una remoción absoluta de sus responsables, de sus analistas y de sus medios técnicos. Cierto es que la perfección es imposible, pero de ahí al escándalo continuo y permanente al que llevamos asistiendo desde hace ya demasiado tiempo media un abismo.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies