La Crónica. Villarreal 0-0 Real Madrid. La suerte mala, por @elcarrildel2

Villarreal y Real Madrid han empatado (0-0) en el partido correspondiente a la Jornada 24 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio de la Cerámica.

Mereció el Madrid los tres puntos, tras un gran segundo tiempo, pero hoy la suerte que se apareció a los nuestros fue la mala, la de dos largueros y un Rulli excepcional en tres salidas.

Comenzó el partido con el Villarreal dominando el juego, y llevando el peso del partido. El Madrid, muy ordenado atrás, en torno a Militao y Alaba, era capaz de cercenar las ocasiones del contrario.

Sufrió Marcelo ante Chukweze en el inicio, pero a medida que transcurrieron los minutos, el oficio le fue facilitando la labor. Es el extremo del Villarreal dado a desaparecer a medida que avanza el partido.

Albiol propinó un codazo a Vinicius dentro del área en el minuto 13. Del árbitro, y de su labor nefasta, hablaremos al final.

Danuma disparó al poste en el 17, en lo que fue la mejor ocasión de los locales en todo el partido. Tendrían otra en el 37, por medio de Alberto Moreno, al que Courtois respondió con una gran parada.

Pudimos marcharnos al descanso con ventaja en el marcador. Casemiro envió un pase de cuarenta metros excelente a Bale. El galés remató, encontrándose a Rulli para interceptar el remate.

El descanso llegaba tras un codazo de Parejo a la cara de Vinicius, con el balón parado y dentro del área.

El segundo tiempo vio a un Madrid que encerró al Villarreal, que se las veía y se las deseaba para parar el vendaval blanco. Comenzó el periodo con un gran chut de Marco Asensio en el 49, siguieron un zurdazo de Bale en el 55, que Rulli desvió ligeramente para que el esférico impactara en el larguero. En el 57, zurdazo de Vinicius que repele Rulli. En el 63, otro tiro de Bale con el mismo resultado. Kroos disparó en el 69, parando Rulli.

Llegábamos al minuto 91. Jovic recibió un balón al hueco. Disparó por encima de Rulli, que salía a la desesperada, para que el balón terminase repelido por el travesaño. El rechace llegó a Nacho, que disparó de primeras. Un defensa local despejó bajo palos. Fue el epílogo a un partido que debimos ganar, pero que no lo hicimos por aquello que dijo Boskov: “fútbol es fútbol”.

Bale volvió a jugar 167 días después. Pasó desapercibido en la primera mitad, pero dejó su impronta en la segunda. Tras ver sus evoluciones, habría que convenir en que puede ser un futbolista interesante para lo que queda de temporada.

Valverde fue titular. Notable encuentro el suyo, bien compenetrado con Asensio en la banda derecha. Kroos excelso un día más, al igual que los defensas. Casemiro cumplió, con su lentitud de evoluciones habitual.

Hablemos del colegiado, don José María Sánchez Martínez, del Comité Murciano. Un desastre, dejando traslucir un día más su antimadridismo, sus diferencias a la hora de juzgar las acciones de nuestros jugadores y las de los contrarios.

Amonestó en el 23 a Foyth y a Militao por una discusión acerca de un pelotazo involuntario de Carvajal a un contrario. El jugador local, pasado de vueltas toda la tarde, llegó a provocar. En su deseo de poner paz, Militao se llevó la misma sanción que el provocador.

Vimos un plantillazo a Marco Asensio en el 19, que ni siquiera se pitó como falta, por una supuesta ley de la ventaja. Eso sí, Marco la vio en el 30 por golpear a un contrario en la disputa de un balón.

Codazos a Vinicius: dos sufrió hoy. El primero, de Albiol en el 13. Nada dijo el árbitro, mucho menos el VAR, un instrumento que ha dejado de funcionar en los lances que pueden favorecer al Madrid desde que el Sr. Medina Cantalejo está al frente de los colegiados españoles. Por cierto, hoy en el VAR se encontraba el Sr. Iglesias Villanueva. En el 48, codazo de Parejo a Vinicius, dentro del área, a la espera del lanzamiento de una falta por parte de Kroos. El Sr. Sánchez Martínez, a escasos metros, no quiere saber nada de la agresión. El poco respeto de los colegiados españoles hacia Vinicius, que hoy a vuelto a recibir un sin fin de faltas, es pavoroso, aterrador, indignante ante algunas acciones.

En definitiva, otra actuación arbitral bochornosa. Competir por la liga en estas condiciones es francamente complicado, más allá de méritos y deméritos de nuestros jugadores o de Carlo Ancelotti.

Termino. Algún directivo del Villarreal, escuchando sus declaraciones en el descanso, debe acudir urgentemente al oculista. Y permitan ustedes una maldad: oyendo a ese caballero, y viendo a la grada pitar a Vinicius, me vino a la cabeza José María Gutiérrez “Guti”.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

¡ Suscríbete al Nuevo Podcast AMCFÚTBOL !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies