Vinicius, Militao, Riquelme, por @elcarrildel2

Emerge Vinicius como un cohete en noche grande, noche de Champions, enfrente el Liverpool, con ese Jurgen Klopp tan elogiado por la cátedra, y que de momento se ha quedado en la crítica a un terreno de juego con unas dimensiones de 105 x 68, mientras el suyo de Anfield Road mide 101 x 68. Se lo debió contar al cuarto árbitro con profusión a lo largo del choque, al que no dejó de hablar durante los noventa y cuatro minutos que duró el encuentro.

Es posible que esos cuatro metros de más del Di Stéfano fueran los que facilitaron la labor de Vinicius, que se comió literalmente a toda la defensa inglesa, sin olvidarnos, por supuesto, de Marco Asensio y de Benzema. Ni de los pases al hueco de Toni Kroos, que no se sabe si es uno, o más bien son dos, esto es Ton i Kroos. Está el teutón en todas partes, el Madrid juega con doce.

Realmente jugó con diez, porque Courtois fue un espectador privilegiado a pie de campo. Una vez llegó el equipo de Klopp a nuestra portería, y metió gol, de rebote, pero que vale igual que los demás.

Habría que preguntar igualmente a aquellos que hace tiempo liquidaron para siempre jamás a Eder Militao si tienen algo que alegar en defensa de su veredicto, precipitado, exagerado, equivocado. Resulta que el chico va a valer, que tiene empaque y categoría, que es capaz de estar a la altura de los partidos importantes, formando una pareja de lujo con Nacho Fernández, y anular entre ambos a Salah, Diogo Jota y al resto de contrarios que osaron intentar acercarse por el área del Madrid.

Pero no tiremos las campanas al vuelo, que ya nos advirtieron anoche los cofrades habituales que este Liverpool es de juguete, de cartón piedra, una imitación del bueno, del que nos encontraremos en el partido de vuelta. Sin darles ningún pábulo, iremos a Inglaterra con la guardia alta, a dar la cara, a ganar con la valentía que viene demostrando Zizou desde hace ya bastantes partidos.

Estábamos todos tan contentos cuando un periódico da altavoz a don Enrique Riquelme, que hace públicas sus intenciones de presentar su candidatura a la presidencia del Real Madrid, ahora que se han convocado elecciones.

Nada que objetar a la pretensión del precandidato, excepto la inoportunidad del momento del anuncio. Mal empieza el Sr. Riquelme si su primer acto coincide con la previa a la semana grande de la temporada, la ida de unos cuartos de final de Copa de Europa, y un clásico a la vista para el fin de semana. Sin duda, deben tenerse en cuenta esas circunstancias, esos imponderables que dan aire a nuestros enemigos y pueden debilitar nuestra posición.

Nos mandan a Mateu Lahoz para el partido contra el FC Barcelona. Visto el momento del arbitraje español, y los más recientes acontecimientos, si no el miedo si al menos la preocupación nos invade. Ver ayer la manera de llevar el partido a Felix Brych, y confrontarla con la de los colegiados españoles es ver la noche y el día, la cara y la cruz, el haz y el envés.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies