Tsunami madridista… y arbitral, por @AleelMadridista

Era el clásico. Muchos esperaban una humillación del FC Barcelona al Real Madrid. Lo estaban preparando todo para que aquí fuera. Algunos, decían que nos iban a meter seis. Otros que iba a ser un baño. Entre tantas cosas designan a Hernández Hernández como árbitro del encuentro. En el VAR, otro “amigo”, De Burgos Bengoetxea. Y todo esto con 29 horas menos de descanso que el equipo de Valverde.

Con todos estos aspectos que suponen grandes agravios, el equipo cumplió a la perfección. Dominó, bailó, chorreó… utilicen el término que quieran, pero la única verdad, es que en el Camp Nou el Real Madrid tuvo a su merced al Barça de Messi y compañía.

Vimos un equipo junto, unido y compacto, que asedio al Barcelona, sobre todo en la primera mitad. Los culés no pasaron prácticamente de medio campo. El resultado era de 0-0 gracias a Ter Stegen, que realizó varias paradas de méritos, y al mejor del Barça anoche, Hernández Hernández, que no señaló dos penaltis clamorosos sobre Varane. Por supuesto, permítanme que no me olvide del señor del VAR, De Burgos Bengoetxea, el cuál en ningún momento avisó al colegiado canario para que fuese a revisar las jugadas polémicas.

Aunque esto de revisar… me genera dudas. ¿Era necesario revisar una jugada de este calibre? ¿En serio no vio el penalti el plantillazo de Lenglet a Varane? Lo siento pero no me lo creo… La situación en la que estaba era estupenda y simplemente no lo quiso pitar. No hay más.

Minutos después, se produce un agarrón clamoroso de Rakitic sobre Varane. Clarísimo. El croata se desentiende de la pelota y agarra de manera evidente al central madridista. Pienso que es fácil de ver, pero bueno, vamos a darle el beneficio de la duda al colegiado y pensemos que no lo presenció. Pero, es aquí otra vez donde me surgen numerosas preguntas. ¿Para qué está el VAR? ¿Por qué no se revisó esta jugada?

En fin, creo que todos sabemos lo que nos esperaba. Tan solo con la designación arbitral se veía venir el atropello que sufriría el equipo ayer. No podía ganar y así fue. Sin embargo, a pesar de todos los inconvenientes que tuvimos, los nuestros cumplieron. Dieron un baño al Barcelona y estoy seguro de que este es el camino correcto para llegar a Cibeles a final de temporada.

Equipo compacto y junto. Casemiro y Fede Valverde sobreponiéndose en todo el centro del campo. Benzema dando una exhibición en la zona de tres cuartos. El Barcelona ni la olía. Los madridistas, llegando por una banda u otra a la portería de Ter Stegen. Sinceramente, disfruté como aquella época de las tres copas de Europa. Vi síntomas del equipo del doblete, el de la temporada 2016-2017.

A pesar de las ausencias, el equipo cumplió a la perfección. Sin embargo, os engañaría si os digo que no eché en falta a Hazard. Me acordé de él en gran parte del partido, y en un encuentro ante el Barcelona con las dimensiones que tiene el Camp Nou, el belga hubiera hecho muchísimo daño.

En definitiva, merecimos más. Por la falta de puntería y por el “Tsunami arbitral” que todos preveíamos no se sacó los tres puntos. Las quejas formales del Barcelona después del partido ante la Real Sociedad dieron sus frutos y condicionaron el arbitraje, lo cuál se veía venir. Sin embargo, nuestro Madrid que siga a lo suyo, que alce la voz como lo está haciendo y a seguir por esta línea, que es la que nos llevará a todos los madridistas a conseguir títulos en 2020.

Hala Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies