Ruido de fondo, por @elcarrildel2

Lanzan al aire del Viejo Continente que tiene en estudio la Asociación de Clubes Europeos modificar toda la política de traspasos de futbolistas a partir del año 2024.

Pudiera tratarse simple y llanamente de un “macutazo”, a ver cómo reaccionan tirios y troyanos: clubes, representantes, futbolistas, organismos oficiales….

Claro que también pudiera tratarse de que a estas alturas de la película, todo está atado y bien atado, con las partes implicadas perfectamente de acuerdo, y nos lo van haciendo saber en pequeñas dosis, una dosis hoy, otra mañana. Y todo ello con el trasfondo del nuevo formato de la Champions, llámese Superliga o de cualquier otra manera, como meta final de la transformación radical del fútbol.

Tampoco habría que descartar que la nueva normativa fuera una manera de hacer frente a esos clubes respaldados por personas y/o instituciones con billetera sin fondo, inagotable, dispuestos a poner sobre la mesa los dígitos que hagan falta para comprar a cualquier promesa o realidad del mercado futbolístico.

En cualquier caso, parece que nos esperan novedades importantes en los próximos tiempos. A todas las incertidumbres derivadas de la situación actual, con el público ausente de los estadios, y unas televisiones que se ven igualmente necesitadas de ajustar sus ofertas por las retransmisiones deportivas, se unen los importantes cambios que nos van anunciando.

¿En qué puede afectar al fútbol la hipotética eliminación, o reglamentación, de los traspasos de jugadores entre clubes?

En primer lugar, a su precio. Resulta lógico pensar que algunas de las cantidades astronómicas que hemos visto por algunas transferencias en los últimos tiempos desaparecerían.

Si el precio del traspaso se modera, o desaparece, parece que los emolumentos de los futbolistas podrían elevarse. Consecuencia adicional podría ser el acortamiento en el tiempo de los contratos. No habría que amortizar el importe de la transferencia. Por añadidura, los clubes podrían desprenderse de los jugadores que no ofreciesen el rendimiento esperado de ellos, sin estar atados a los largos contratos actuales.

Por centrarnos en el Madrid, ¿Qué hubiera pasado con Gareth Bale y sus reiteradas ausencias por lesión? ¿Qué habría ocurrido con Eden Hazard? Los jugadores se verían obligados a un rendimiento óptimo en cada partido, ya que en caso contrario su caché disminuiría de manera casi vertiginosa.

Vuelvo a Gareth Bale, por lo que nos cuentan resucitado en las últimas semanas en Londres. ¿Han sido suficientes para subir su cotización de cara al final de temporada?

Citemos ahora a Eden Hazard. ¿Creen ustedes que si tuviera que acordar un nuevo contrato a final de temporada, con el Real Madrid o con cualquier otro equipo, sería al alza o a la baja con respecto al actual?

Creo que el tema de fondo no son los traspasos en sí, sino que los clubes no quieren verse atados a los largos contratos a los que se ven obligados en la actualidad, con esos futbolistas que en un determinado momento de su trayectoria profesional no responden a las expectativas creadas. Y puestos a enumerar fiascos, creo que cualquiera podría poner varios en el equipo de sus preferencias.

Iremos conociendo datos más concretos en las próximas fechas. En cualquier caso, creo que el fútbol ha comenzado un cambio que va a depararnos importantes novedades en los próximos tiempos. Estaremos atentos.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies