Rodrygo, ¡qué bueno eres! por @AleelMadridista

Desde que finalizó el partido llevo pensando en cómo titular este artículo. “Ha nacido una estrella” fue lo primero que se me ocurrió al salir del Estadio Santiago Bernabéu. No obstante, prefiero tener cautela y simplemente decir que Rodrygo no sé si será o no un crack mundial, pero a día de hoy lo que si afirmo de una manera tajante es que es buenísimo.

Y no lo digo por el hat trick, que obviamente influye. No todo el mundo marca con ambas piernas y con la cabeza. Es evidente que hoy ha entrado en la historia del Real Madrid y de su país al convertirse en el jugador brasileño más joven en hacer tres goles en un partido de la Champions. De esta manera, supera a Kylian Mbappé que había conseguido este dato con 20 años. Rodrygo tiene 18.

Como afirmaba no me encuentro escribiendo este artículo por los goles. Sinceramente junto estás líneas debido a la personalidad y al talento que tiene el futbolista carioca, que no se esconde en ningún momento. Mientras nosotros con dieciochos años nos poníamos nerviosos en una tanda de penaltis del FIFA, Rodrygo juega en todo un Santiago Bernabéu como si estuviera en el jardín de su casa.

Obviamente tendrá partidos malos y regulares. No siempre va a marcar dos goles en menos de diez minutos. Eso tengámoslo claro, pero también debemos de ser consciente de que ese talento y ese desparpajo que tiene el brasileño lo veremos siempre sobre Concha Espina. ¿Podrá tener días desacertados? Pues sí, es humano, pero la personalidad siempre la tendrá y eso es lo básico para triunfar en el club más laureado del mundo.

Zidane nos sorprendió a todos poniéndolo de titular en Estambul. Desde aquél día demostró que algo importante ahí en él. Ahora, tiene que seguir dándole minutos. Está para ser titular en el Real Madrid, y por ello, cualquier cosa que no sea ver a Rodrygo de titular me parecerá mal, siempre y cuando muestre este rendimiento espectacular.

Quizás sea la hora de los jóvenes, por lo que se debería de apostar por ello. Y cuando digo esto, me refiero también a Vinicius, que a muchos se les olvida que el año pasado fue el único que nos despertó algo de emoción a la hora de ver a nuestro equipo. No caigamos en la trampa de los de siempre. Disfrutemos de ambos y no los comparemos. Los dos defienden esta camiseta con ese escudo redondito y lleno de Copas de Europa. Por tanto, son de los nuestros, y su bien será el de todos los madridistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies