Ramos omnipresente, por @elcarrildel2

Si la grandeza de un futbolista se mide, a más de por lo que hace dentro del terreno de juego, por la capacidad de noticias que es capaz de generar, debemos convenir en que Sergio Ramos es uno de los más grandes.

Durante esta semana de parón del fútbol de clubes, ha estado el de Camas omnipresente en todas las portadas. Primero fue la defensa, exquisita, justa, merecida, digna de su capitanía, de Marco Asensio. No es el balear, nos dijo Sergio, el encargado de cargar con la mochila llena de piedras. Tiempo tendrá, así lo esperamos todos los madridistas, de hacerlo en el futuro. (Por cierto, y hablando de Asensio, veo que algún cofrade, colchonero hasta las cachas, saca a la luz la posible amistad entre nuestro futbolista y la noche madrileña. Nada que objetar, excepto que esas cosas, en caso de ser ciertas, es mejor decirlas en los momentos de gloria, que los ha tenido Marco, y no esperar agazapado a cuatro partidos mediocres para contarlo. Pero claro, la clase se tiene o no se tiene. Asensio, que creo que la tiene, y mucha).

Seguimos después, tras el partido ante Croacia, con el desbarre de Dejan Lovren. Sus declaraciones son, si la UEFA tuviera la seriedad debida, objeto de sanción. Presumir de haber golpeado a un contrario dice muy poco de quien hace gala de ello. Siendo esto malo, lo peor es cómo deja al deporte fútbol, que tampoco es que necesite dinamiteros desde dentro para hacerle daño. Le ha respondido Sergio, en un acto creo que innecesario. Ahí están los logros de uno y otro. Punto y final.

Volvió Sergio rápido de Croacia, lo que no gustó a alguien, que pedía poco menos que un auto de fe y la correspondiente pira en la Plaza Mayor. Afortunadamente, se quedó solo en sus diatribas, y tuvo que ver cómo uno de los caballos del camero quedaba campeón del mundo en una de las modalidades a concurso.

Antes de eso, quisieron algunos provocar un incendio, argumentando que Santiago Solari debía poner un cortafuegos entre el Presidente y Ramos, pues el enfrentamiento es grande y sostenido en el tiempo, pudiendo explotar en cualquier momento. Otra exageración más, de los mismos que le querían colgar a Asensio la mochila de piedras, o nombrarle jefe de las noches de Madrid.

Mientras empiezan a vender la idea de que la crisis de la selección española se debe a los futbolistas del Madrid, que son buenos pero no excepcionales, dicen algunos, la de Alemania es debida a Toni Kroos, a Bélgica le han metido cinco por Courtois, y Modric se enredó de mala manera con Ceballos porque no se llevan bien, aparece al fondo el Sr. Valdano para cerrar la semana.

Dice el ínclito don Jorge, ex futbolista, ex técnico, ex director general, ex… casi todo en el Madrid, que cuando Sergio Ramos entra al vestuario, es como si el Real Madrid le perteneciera. Cuando salta al campo, continúa, es como si hubiera inventado el fútbol.

Sinceramente, no sé si será para tanto, pero rigurosamente cierto es que de su manera de actuar, y de moverse, emana una cierta autoridad. Creo que nadie, más allá de fallos y errores tan humanos y al alcance de cualquiera, puede negar a Sergio Ramos su capacidad de liderazgo, de tirar del carro, de empujar al equipo. Con más acierto unas veces, con menos otras, pero siempre dando la cara, con el riesgo que eso lleva de que cualquier desaprensivo, dentro del campo y fuera, te la parta sin remedio.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies