Penalti y expulsión, por @elcarrildel2

Fuentes habitualmente bien informadas comunican que tras la clasificación del Real Madrid para cuartos de final de la Champions, se convocó con carácter urgente cónclave arbitral, para buscar explicaciones al hecho desconocido por estos lares de que en la ida se expulsase a un futbolista del Atalanta, y en la vuelta se pitase penalti a favor del Madrid.

Yo no quise mirar el lanzamiento. Tantos meses hacía desde que Sergio Ramos tiró la última pena máxima, que mi primer pensamiento fue que se le habría olvidado.

Item más, me dicen que es un ejercicio que en los entrenamientos ha dejado de practicarse. ¡Total para qué!, parece que ha expresado Zidane.

El caso es que el Real Madrid es el único equipo español clasificado. Tiene su aquel que tengamos que ser nosotros los que salvemos el honor de un campeonato nacional en horas bajas, cada día que pasa más. Y como no hay mal que por bien no venga, hasta es posible que más pronto que tarde alguien le pregunte a don Javier Tebas las razones del declive, y hasta le invite a echarse a un lado antes de que sea demasiado tarde.

Hablaba un ex como McManaman en la televisión inglesa, para hacer de menos, una vez más, al Real Madrid, en el que militó entre 1999 y 2003. Y mira que ganó dos Copas de Europa, que desde luego no le sirvieron para aprender lo que es este Club, siempre favorito sea cual sea el rival que tenga enfrente.

Modric desafía a la edad. Fue nombrado mejor jugador del partido contra el Atalanta, en el que también supieron brillar el resto. Lástima el gol que se le escapó a Vinicius tras su carrerón de setenta metros con el balón pegado al pie.

Podríamos hablar también de Zidane, que sin saber nada de fútbol volvió a anular al contrario, con la vieja máxima taurina de parar (los quince primeros minutos del encuentro), templar (los siguientes quince), y mandar, el resto del choque, a partir de que Benzema abriese el tanteador en el minuto 33.

Y si Vinicius dejó su impronta en el enfrentamiento, no menos lo hizo Marco Asensio, discutido en liga, pero que en Champions fue saltar al campo y anotar el gol que cerraba la eliminatoria en el primer balón que tocaba. La flor de Zidane, insisten los desesperados.

¿Y qué me dicen de Lucas Vázquez? Un día más, se dejó la vida en el partido. En todos los equipos hace falta infantería, y Lucas es un infante insuperable. A ver qué ocurre con su renovación. Él, desde luego, se la lleva ganando a pulso desde hace muchos partidos.

No podemos decir lo mismo de Eden Hazard, que tras veinte minutos de paso fantasmal por el partido contra el Elche, vuelve a los partes médicos y al pendiente de evolución.

Y no es que a estas alturas nos vayamos a morir de espanto, que por aquí hemos visto, por hablar solo de los recientes, a Prosinecki, a Woodgate o a Bale. Me veo tentado de incluir a Odriozola, o al mismísimo Daniel Carvajal. Hay asuntos que merecerían, desde mi punto de vista, una mayor explicación del Club hacía sus socios, que como bien dice el Presidente, son sus dueños.

En fin damas y caballeros, que la vida sigue igual. Estamos en marzo, comienza la cuesta abajo de la temporada. Quedan las emociones más fuertes, esas en las que los nuestros se crecen y sacan a relucir nuestras mejores virtudes.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies