Nadie sabe nada, por @elcarrildel2

Mientras ya se anuncia la anual Junta General de Socios Compromisarios para este mes de Septiembre, y con un avance de balance que arroja un ligero beneficio, si bien lejos de las cifras aprobadas hace ahora un año por causa del coronavirus, si nos centramos en temas deportivos, nadie (excepto lógicamente los empleados del Club) parece saber nada.

Traspasado James Rodríguez al Everton, y con Lucas Vázquez que parece desecha una gran oferta de Qatar para cumplir el año de contrato que le queda, siempre podemos echar mano de Gareth Bale para mantener la rumorología en marcha.

Lo último que nos cuentan es que el Manchester United podría aceptar un préstamo del futbolista, aunque eso sí, con el Madrid pagando una parte sustancial de la ficha. En paralelo, o en diagonal incluso, el interés que parecen tener los ingleses por Sergio Reguilón, que parece que sigue sin sitio en el actual Real Madrid.

Quedan tres semanas hasta que se cierre el mercado. La negociación amenaza con ser durísima. Desde mi punto de vista el Madrid parte con ventaja. Si el futbolista, en su derecho está, exige el cumplimiento integro del contrato, puede que se pase gran parte de la temporada en la grada de los espectadores. A sus treinta y un años, no parece buena idea, excepto que su horizonte futbolístico pase por un campeonato muy menor, como puede ser Estados Unidos o cualquiera de los que se disputan en el Golfo Pérsico.

Sin duda, la opción de que el futbolista pase un año en el ostracismo no es bueno para nadie, ni para el Madrid debido a la elevada ficha a la que tendrá que hacer frente, ni para el jugador, pues con su edad y con esos antecedentes, no parece que vaya a tener fácil reengancharse a la élite del fútbol.

Mirando hacia atrás, y reconociendo a Gareth Bale su indudable clase, y sus goles importantísimos en varios días grandes e inolvidables, quizás debamos buscar explicación en su devenir en el Madrid en esa sombra que persigue a los futbolistas británicos, y que nos habla de su dificultad, incluso incapacidad, de adaptación a un fútbol y a un estilo de vida ajeno al de su isla.

Todo pudiera ser. En este punto si le achacó a Bale una cierta indolencia. Ante las reiteradas acusaciones de algunos de que no habla ni entiende español, debiera, desde mi punto de vista, el futbolista haber dado un paso al frente, y haber concedido una rueda de prensa multitudinaria en nuestro idioma, para acallar para siempre esas bocas malintencionadas.

Tampoco debiera haber entrado en asuntos de pancartas ni de declaraciones altisonantes, que daban la impresión de pulso al Club, algo que Florentino jamás va a tolerar.

Del asunto del golf nada voy a decir. Me parece más folclore que otra cosa, más un problema del handicap que posee el galés y al que jamás llegarán algunos de los que le critican la práctica de ese juego, más un comentario de programa de salseo y variedades que un asunto deportivo.

El domingo comienza el Madrid su andadura liguera. Conocida es la mano de firme de Zidane, un señor al que no le tiembla el pulso ni flaquea en sus decisiones ni en los momentos más complicados. Veremos qué ocurre.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies