El Mundial, Zidane y la leyenda (negra), por @elcarrildel2

Sirva el triunfo del Madrid en el Campeonato Mundial de Clubes, por segundo año consecutivo, para aumentar su leyenda. Lo malo es que en España, las leyendas tienden a ser negras. Quizás por eso don Santiago, que era un visionario, instituyó el blanco como el color de la primera equipación del Club.

Y así, nos enteramos que las primeras seis Copas de Europa no valieron, que entonces los rayos catódicos eran en blanco y en negro, lo cual sin duda invalidaba cualquier gesta que se pudiera conseguir, excepto la que consiguió Peñarol de Montevideo en 1966, que le ganó precisamente la Copa Intercontinental al Madrid, y hasta incluso la de Boca Juniors en 2000, que en aquel año, no como en 1998 y 2002, el coche no se lo había llevado la grúa.

Y como cualquier asunto humano siempre puede empeorar, algún cofrade en busca de ascenso ha tildado al Campeonato Mundial de Clubes de mundialillo, mientras otro ilustre del clan saca a pasear, por enésima y aún así seguro que no la última vez, el presupuesto, como si hacer bien las cosas y generar ingresos y beneficios fuera una falta grave gravísima.

Hasta llegar aquí, hemos tenido que escuchar que Zinedine Zidane, el entrenador del Real Madrid que ha conseguido ocho títulos en veintitrés meses, estaba haciendo auto stop en la salida hacia Madrid del municipio albaceteño de La Roda, donde el Castilla acababa de empatar contra el cuadro local, y el autobús del Madrid, que pasaba por allí, se detuvo y le subió a bordo. Con su simpatía y fácil labia, convenció el caballero francés a Florentino, para que le nombrara entrenador del Madrid. Y al llegar a Valdebebas, ya llevaba Zizou  un contrato en el bolsillo.

Tras aclarar el asunto de su carnet (de entrenador) -y aunque sigamos sin saber quién ficha en el Madrid- se ha sentado en el banquillo blanco ciento quince partidos, perdiendo únicamente diez, y ganando, por contra, ocho títulos, es decir, uno cada catorce coma dos partidos.

Reconozcamos que lograr lo que ha logrado este hombre que, según cuenta la leyenda, proviene de la escuela italiana, ergo, de las antípodas del fútbol, da para mucho contar. Podemos ver a su equipo, partido tras partido, no jugar a nada, desaprovechando talento en el banco o en cesiones y traspasos, mientras sigue de titular Karim Benzema, o ese portero que pierde partidos él solo, un lateral izquierdo desastroso, un Bale que no habla una palabra de español, un Modric que iba a tener nula incidencia en el Madrid, y al que incluso no le hubiéramos cambiado por un futbolista aficionado de regional, o un Cristiano caprichoso que lo único que hace es marcar goles, nada menos que cincuenta y siete en este año que ya termina (a la espera del clásico del sábado), y a ganar unos títulos que han generado al Club una cifra aproximada de ingresos de ciento cincuenta millones de euros.

Habrá que estar atento a los próximos capítulos de la leyenda. Ahora lo que toca, con un clásico a cinco días vista, es argumentar los motivos para no hacer el pasillo al campeón. Allá cada cual con sus actos. Porque un pasillo, por largo que sea, no te va a dar la clase, ni el saber estar, ni el señorío.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.



suscríbete a nuestros podcast en Ivoox.com

ElQuintoGrande

Zona RMTV ( Todos los audios de los mejores programas de Real Madrid Televisión )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies