Los ríos revueltos, por @elcarrildel2




Enésima decepción de la presente temporada la que nos deparó el partido contra el Celta de Vigo. Y no porque no pensemos que ganar esta liga es una quimera, sino principalmente por la manera en que el equipo se desenvolvió sobre el césped de Balaídos, mayormente en la segunda mitad del encuentro.

Ni por un segundo debemos pretender enterrar bajo la alfombra el pobre devenir del Real Madrid en este presente curso, sin que el mismo solape el magnífico año 2017, y los cinco títulos conseguidos. Pero ya dijimos en un anterior artículo que el triunfo de ayer no vale para justificar la derrota de mañana.

Dicho lo anterior, no nos dejemos engañar ni engatusar por todos esos profesionales del río revuelto, las noticias falsas y los titulares grandilocuentes. Andaban como locos los cofrades esperando el más mínimo tropiezo de Zidane para sacar a pasear toda su artillería de cinismo.

Los mismos que han zurrado a Florentino, por el dinero que invirtió en la contratación de Bale, o por las autopistas colombianas que se ocultaban tras el fichaje de James, andan estos días no ya justificando, sino hasta glorificando, a quien se gasta mucho más en la contratación de un futbolista que no ha acreditado ni la mitad de los méritos del galés o del colombiano, y que da la casualidad, porca miseria, que también llega lesionado.

Que yo sepa, ni alguna locuaz monjita, ni algún reverendísimo monseñor, han levantado la voz en esta ocasión, escandalizados por el hambre que se podría evitar en el mundo con ese montón de millones que alguno ha pagado por un futbolista. Tampoco otros profesionales, que tienen a bien hacer de la chanza zafia, el chascarrillo fácil y el chiste vulgar su modo de entretener a su clientela, han abierto la boca al respecto. La indignación queda reservada para cuando fiche el Presidente del Madrid.

Son los mismos que no sabían nada de lo que ocurría en la Federación Española de Fútbol, por ejemplo, y que han recibido a algún delantero recientemente retornado, que nunca hizo de la educación su bandera ni del saber estar en el campo su estandarte, como a un héroe, y con cuya inclusión en el equipo nacional, sostiene un cofrade destacado, ganamos el mundial de Rusia sin bajar del autobús. Lo siento por Álvaro Morata, ese futbolista que para ellos debía ser titular indiscutible en el Real Madrid, pero podía chupar banquillo en la Selección sin problema alguno. Muy parecido a lo que ocurre que don Isco Alarcón, por cierto.

Insiste el demagogo jefe en preguntar por la mano de Zidane, esa que ha colocado ocho títulos en apenas dos años en nuestras vitrinas, por mucho que últimamente no esté el entrenador francés pasando sus días más felices en el banquillo blanco, y sea necesario un golpe en la mesa, no sé si con su mano izquierda o su mano derecha, pero con la suya seguro, no con la de ningún otro.

No nos volvamos locos. No demos pábulo a toda esa jauría humana que está esperando el más mínimo tropiezo para saltar sobre la yugular del Madrid. No tienen escrúpulos, ni van a escatimar medios para lograr sus fines. Defenderán lo indefendible, justificarán lo injustificable, desvirtuarán la realidad cuantas veces y cuanto haga falta para intentar socavar los cimientos del madridismo. Labor nuestra es contrarrestar sus acometidas, e impedir que vuelvan a campar a sus anchas por lugares que no son los suyos, sino únicamente de los socios y aficionados del Madrid.

Buenos días a todos. HALA MADRID.




suscríbete a nuestros podcast en Ivoox.com

ElQuintoGrande

Zona RMTV ( Todos los audios de los mejores programas de Real Madrid Televisión )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies