Los Grandes Capitanes, por @elcarrildel2

Se habían encomendado, los napolitanos y los cofrades antimadridistas, a San Paolo, en un acto de fe. El Madrid, más prosaico, y siguiendo el camino y el ejemplo de la historia, se encomendó a su Capitán, Sergio Ramos, que de dos certeros cabezazos echó el cerrojo a la eliminatoria. Fin de la historia, que diría Fukuyama.

Lo corroboró Zidane en la entrevista post partido. Hemos ganado, concluyó, cuando los exégetas del antimadridismo le preguntaban por el juego. Nada nuevo, que ya al Gran Capitán (don Gonzalo), tras Seminara y otras trascendentales victorias alguien osó pedir las cuentas. Y eso ocurrió hace 521 años. Confirmado queda, una vez más, que el hombre es el único animal (quizás la envidia juegue aquí un papel destacado) que tropieza innumerables veces en la misma piedra.

Y el caso es que, puestos a mirar los datos, no parece que fuese para tanto, por mucho que la brigada de la piqueta y el derribo se uniera al coro de los grillos que cantan a la luna (que diría don Antonio), para intentar estropearnos la noche y enturbiar la clasificación.

Para el Sr. Petón, los córners no son estrategia, para don Julio Maldonado, el Nápoles recibió demasiado castigo, para doña Susana Guasch el Madrid tampoco hizo mucho, y para don Jorge D´Alesandro el Madrid fue desnudado tácticamente. Dice el Sr. Sarri, don Maurizio, que durante cincuenta minutos “tocaron, y mucho, los huevos al Madrid”, y don Hugo Cerezo afirma que la eliminatoria, el ambiente, la historia…exigían un Madrid dominador. Ninguno de los anteriores ha tomado nota de cómo el Gran Capitán (don Gonzalo) ganó Nápoles para don Fernando y doña Isabel. Por eso tampoco entienden como Zinedine Zidane ganó en Milán hace unos meses la Undécima. Miran esos caballeros a Italia, y se echan a temblar.

Lo cierto es que el Madrid tiró a puerta las mismas veces (trece) que el Nápoles; que con el de ayer, el Madrid lleva doce partidos seguidos sin perder en Champions, cuarenta y siete partidos seguidos marcando (récord absoluto), que la posesión fue 51/49, que en faltas ganó el Nápoles 17 a 8, que con la de ayer son siete las temporadas seguidas del Madrid clasificándose para cuartos de final de la Champions, que el Real Madrid lleva quinientos partidos en Europa, que Zidane ha llegado a las cincuenta victorias, en 69 partidos, con únicamente cinco derrotas, 192 goles a favor y 70 en contra, una Champions y un Campeonato del Mundo en su haber.

Se hace complicado entender lo anterior en un equipo que no juega a nada, con un entrenador al que nombraron porque pasaba por ahí, y que no hace sino sonreír (excepto anoche) en las ruedas de prensa, que lleva por penitencia el tener que alinear a la BBC, y que tiene la suerte de que sus futbolistas se lesionan mucho, y entonces es más fácil hacer la alineación.

Y cuando todo parece volverse en nuestra contra, entonces emerge el Gran Capitán (don Sergio Ramos), para con dos certeros cabezazos, en cinco minutos, ganar el partido y bajar el telón. Cien partidos del de Camas en la Champions, y un transitar por ella que ya está en la historia (115 años cumplidos el pasado día 6) del Madrid. Esa historia que han escrito los valientes, los osados, los que hacen gala permanente de su orgullo de pertenencia, de su dignidad personal y de su sentido del honor. Nos lo enseñó el Gran Capitán (don Gonzalo) y lo sigue a pies juntillas nuestro Gran Capitán (don Sergio Ramos). Para ambos, la gloria de los triunfos inolvidables.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies