La última Final de la Temporada, por @jotamerengue

Es difícil escribir en estos días de transición hasta la cúspide de la temporada. El título de Liga ha sido como un bálsamo que, puede servir para que no se desborde el nerviosismo ni la ansiedad, es indudable que todos quieren y queremos que se gane la Champions, pero esta vez si se logra, será ante la serenidad y placidez, y con el incentivo de que como todos nos quieren ver caer, ser pueden llevar otra buena leche.

Resulta admirable con que autoridad y mando están llevando la situación tanto Zidane como jugadores, no han caído en ningún tipo de arrogancia o soberbia, se han echado a un lado y han dejado que todos ladraran mientras ellos llevan su camino, pasar inadvertidos y continuar concentrados, decididos en una meta y un propósito alcanzar lo que nunca antes se ha logrado conseguir dos Copas de Europa consecutivas en su nueva modalidad, y la de lograr algo que desde hace casi 60 años no pasa, Liga y Champions el mismo año, un reto a la altura y nivel, de esta pedazo de plantilla que ha consagrado a algunos futbolistas y a elevado a los altares a otros, incluso a los que se pensaban que no iban a participar ni gozar de oportunidades, es lo que tiene pensar cuando nadie se lo ha dicho.

Cardiff será la ciudad que vuelva a vernos jugar una noche de esas que los aficionados al fútbol denominan como grande, será el lugar que nos vea volver a disputar un partido de la competición que más queremos y verá al que más tiene, tendrá sus ojos puestos en su hijo prodigo, ese que jugando en el Tottenham soñaba con vestir la camiseta del Madrid, el que ha hecho que Gales sea conocida en toda Europa gracias a la gran última Eurocopa que disputaron, no es una final cualquiera, porque ninguna lo es, todas son especiales, pero esta tiene muchos ingredientes para ser algo más.

No sólo está Bale, que será un elemento esencial a buen seguro, también están los típicos componentes que quieren distraer la atención de lo importante y que, utilizan para embarrar y ensuciar, todas las cortinas de humo que usan para distorsionar, todo lo que sirve para intoxicar, pero que hay que utilizarlo como motivación para crecerse y anteponerse a ese antimadridismo rancio que se ha instaurado y que, por muchos que sean no podrán con nosotros.

Por eso cuando intentan salir diciendo que tal jugador merece esta Copa por todos lo años que lleva en el fútbol, que si este deporte no es justo y no siempre gana el mejor, que si los arbitrajes influenciaron en tal partido que, si las flores la suerte, cuando insultan y ningunean, es cuando más alto y claro hay que decir que cada uno tiene lo que se merece, y la vida siempre te devuelve lo que le das, y al Real Madrid la vida y el fútbol le deben mucho, 115 años de historia dignificado por el mejor club del siglo XX y del XXI y de los que vengan, y no hace falta que nadie nos elija, porque nuestra historia, presente y futuro hablan y hablaran por si solos.

Alfredo Di Stefano dijo que las finales no se juegan, se ganan. El sábado una nueva final para ganar nos aguarda en el Estadio Nacional de Gales, allí tenemos el deber de hacer lo que las anteriores once veces, ir a por ella, luego pasara lo que tenga que pasar, pero que el equipo salga con el convencimiento, seguridad y creencia que lo lograran, y así volveremos a la diosa Cibeles, aquella que permanece impasible y a la espera de que volvamos cada noche mágica.

Hala Madrid y nada más.



suscríbete a nuestros podcast en Ivoox.com

ElQuintoGrande

Zona RMTV ( Todos los audios de los mejores programas de Real Madrid Televisión )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies