Las aguas turbulentas, por @elcarrildel2

Bajan muy revueltas las aguas del fútbol mundial los últimos tiempos. A la Superliga le sale un competidor en lo que el Presidente del Nápoles denomina Liga Europea, que vendría con diez mil millones debajo del brazo para arrancar. No sabemos, de momento, nada de la opinión al respecto de los Sres. Ceferín o Al Khelaifi.

Lo que si nos cuentan es el dinerario que ingresará Lionel Messi si completa tres años en las filas del PSG. No hacen falta comentarios al respecto.

La FIFA va consiguiendo votos para su Campeonato Mundial bianual, en otro frente abierto con la UEFA. Hay dirigentes que parecen vivir cómodos en el conflicto permanente.

En España, Real Madrid, FC Barcelona y Athletic Club, a los que nadie creo que podrá discutir su solera y tradición en el fútbol patrio, impugnan el acuerdo alcanzado entre La Liga de Fútbol Profesional y el fondo de inversión CVC, por considerarlo lesivo para sus intereses.

Va a tener razón aquel caballero que decía que el fútbol se juega en los despachos. El Manchester United registra pérdidas de noventa y dos millones de euros, que se dice pronto. Aún así, hemos visto su verano de fichajes, y los sueldos estratosféricos que son capaces de pagar a algunos de sus futbolistas. Convendría que alguien explicase de una vez en qué consiste eso del Fair Play Financiero, más que nada por aquello que nos contaron de que el fútbol es de los aficionados.

Entre despacho y despacho, el Madrid gana en el Giuseppe Meazza, con Camavinga apuntado alto, al igual que Vinicius. Courtois cada día más santo y hasta seña de este Madrid en el que los jóvenes van asumiendo responsabilidades, y marcando goles.

Se presenta la tercera equipación para la presente temporada, con Asensio, Marcelo y Mendy presentes en la foto y ese color esmeralda que a unos gustará y a otros no, pero al que nadie puede tildar de poco original y llamativo.

Parece que la nacionalización de Vinicius está cercana, con Kubo y Reinier como máximos candidatos a ocupar la plaza de extracomunitario que deja vacante el brasileño. Algunos se aventuran a incluir a Bale en la ecuación, si bien no parece que esa sea la idea de los dirigentes del Madrid.

Siguen algunos empeñados en el asunto de la defensa, ahora que parece que Nacho no ha empezado la temporada en su mejor momento. Aparece al fondo David Luiz, de vuelta en Brasil. Visto por dónde van los derroteros del Club en los últimos años, y más allá de Gila, crece día a día Pablo Ramón, y habrá que seguir con atención a Carrillo.

Mientras se asienta Camavinga, vuelve a sonar Pogba. Otros insisten en decir que Casemiro no tiene recambio. Debe ser que no conocen de nada a un tal Antonio Blanco, medio centro de altos vuelos que no ha defraudado en cuanto ha tenido oportunidad de jugar.

Hazard vuelve a marcarse un guadiana, ahora que sus presencias en los primeros partidos de la temporada nos habían hecho concebir algunas esperanzas. El que vuelve a desaparece es Bale, del que no hay ni comunicado oficial ni un “pendiente de evolución” mínimamente explicativo. Cuestión de privacidad pedida por el galés, nos dicen.

En fin, que mañana jugamos en Valencia, con el Sr. González Fuertes a los mandos, e Iglesias Villanueva en el VAR. En la memoria de todos, el atropello del año pasado. En el banquillo local, el Sr. Bordalás. En el nuestro, Ancelotti y ese bote de chicle que tanto le inspira.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies