Kubo, Haaland, Mbappé, por @elcarrildel2

Cuentan que crece la incredulidad, y la impaciencia, en el Real Madrid con respecto a la situación de Takefusa Kubo en el Villarreal. Cierto es que la competición acaba de comenzar, pero la poca presencia del japonés en las alineaciones del cuadro castellonense acrecientan la inquietud en las oficinas del club de Concha Espina.

Ya en su momento manifesté mi opinión acerca de esta cesión a un club con un presidente que no solo jamás ha mostrado un trato amigable con el Madrid, sino que ha tenido gestos que han rozado la mala educación y la grosería. Manifestar públicamente que “el palco del Bernabéu es desagradable al cien por cien” explica con meridiana claridad la situación a la que nos referimos. Son palabras propias de un forofo, jamás de alguien que ostenta un cargo de responsabilidad.

Poner en entredicho a un colegiado por un bolígrafo y un pin, como hizo con el Sr. Gil Manzano, tras un resultado adverso de los suyos, manifiesta bien a las claras el saber estar de algunos.

Podríamos hablar de todo el asunto Cherysev, el partido de suspensión no comunicado al futbolista, de su traspaso posterior…de Cazorla y su pase frustrado. Dicen los mentideros que a más del antimadridismo visceral de don Fernando, también entran en juego otros asuntos, como la buena relación del Presidente del Villarreal con el Sr. Tebas, y el antagonismo de este con Florentino Pérez.

Para rematar la faena, el entrenador del equipo amarillo (al que denominan submarino algunos) es don Unai Emery, un caballero de curriculum suficientemente explicativo, y cuyo principal defecto quizás sea no haber entendido aún que los protagonistas del fútbol son los futbolistas, no los entrenadores.

Mantiene el Sr. Emery que la zona del campo por la que se desenvuelve Kubo ya está suficientemente cubierta en su plantilla. No se entiende entonces el interés por lograr la cesión del futbolista.

Tampoco parece que hayan estado muy acertados los responsables del Madrid que autorizaron la misma. O no miraron bien la composición de esa plantilla, o no se enteraron de las preferencias del Sr. Emery, o no los dijeron la verdad acerca de las intenciones con nuestro futbolista.

Cierto es que queda mucha temporada por delante, y nunca son las prisas ni las precipitaciones buenas consejeras. Pero las recientes experiencias con otros cedidos, como Jesús Vallejo o Lunin, que recalaron en destinos en los que no dispusieron de minutos, nos lleva a pensar que en el Madrid se toman, en ocasiones, decisiones apresuradas que conducen a errores que después hay que arreglar sobre la marcha.

Empiezan a sonar voces que reclaman la recuperación de Kubo, y la búsqueda de un nuevo destino para el jugador, que le permita seguir creciendo y mejorando. Veremos qué ocurre, pero desde luego el tiempo perdido ya será irrecuperable.

Hasta que se dilucida por unos y otros qué ocurre con Kubo, una foto de Odegaard y Haaland en la concentración de Noruega levanta las expectativas del fichaje del goleador noruego por el Madrid para el curso que viene. Este, unido al tantas veces mentado Mbappe, ocupan portadas, comentarios y sueños de muchos aficionados. Es lo que tienen las semanas sin liga.

Mientras tanto, seguimos esperando las cuentas de la última temporada, por ver el volumen de ocupación de la caja fuerte. Mientras unos mantienen que no alberga más que telarañas, otros cuentan que ha habido que ampliarla, dado el volumen de billetes que contiene.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies