Intensidad y defensa, por @elcarrildel2

Manifestaba anoche Zidane, a la finalización del encuentro contra el PSG, que lo que más echó de menos de su equipo fue la intensidad. Verdad incuestionable. No ganamos ni un solo balón dividido, ni por tierra ni por aire. Es este un asunto que hace muchos partidos que nos lastra, sin que al parecer seamos capaces de poner remedio.

Y es esta cuestión de mayor trascendencia, entre otras razones porque se ve demasiado, dejando en entredicho al futbolista que no metió la pierna o fue a un balón de cabeza con la debida prestancia como para poder llevárselo, y cuestiona la decisión del entrenador de ponerlo sobre el terreno de juego.

Es además una de las primeras acusaciones (la de acomodo) que se hace a los equipos de los que se dice que han perdido las ganas de ganar, de competir, de estar faltos de hambre, en expresión vulgar.

En el Parque de los Príncipes, Gana y Verrati superaron de principio a fin a Casemiro y Kroos, que se veían incapaces una y otra vez de dejarlos atrás, de mirar hacia adelante en busca del compañero, y de pasarle un balón con alguna ventaja sobre el defensa.

De ahí la falta de llegadas con peligro a la puerta de Keylor Navas. (En este punto, algún cofrade aventajado ha escrito que el Madrid no tiró ni una vez entre los tres palos, algo difícil de creer cuando el VAR anuló dos goles a los nuestros. Como mínimo serían esas dos). Luego ya, Bale lanzó dos veces con prestancia, una se marchó rozando el larguero, y en la otra el balón salió fuera, lamiendo la cepa del poste. Hazard también disparó ajustado en el minuto 15, y Benzema cabeceó un buen servicio de Lucas Vázquez que salió ligeramente cruzado.

Toca ahora hablar de la defensa. Si mala es la falta de intensidad para el juego de ataque, para el entramado defensivo es una debacle. Que los mediocampistas rivales sean capaces de llegar al borde de tu área libres de marca, otorga una superioridad mortal de necesidad. Los defensas propios se descolocan, en su afán por tapar los huecos, lo que da aún mayor ventaja al atacante.

Si a lo anterior se le une que tenemos unos defensas laterales no muy dados a mantener la posición, sino todo lo contrario, esto es, a perder la misma con facilidad, será fácil entender que cualquier rival es capaz de hacernos gol sin necesidad de un excesivo esfuerzo.

Nueve goles encajados en los cinco últimos partidos dan buena cuenta de ello. Encontrar a Carvajal en su sitio es labor complicada. Como llega tarde, corta en diagonal hacia el centro del área, con el central derecho, que suele ser Varane, volcado al lateral para tapar el hueco. Carvajal, con sus 173 centímetros, no puede hacer frente a los balones altos que llegan al centro del área, por lo que los delanteros contrarios tienen una inesperada ventaja a la hora de rematar. Tampoco Marcelo es un dechado de virtudes defensivas, pero al menos el brasileño sí es capaz de aportar mucho y bueno al ataque del equipo, pues su calidad futbolística es indudable.

Varane también tiene su parte en el desastre. Su calidad es incuestionable. Solo tiene, desde mi punto de vista, un problema: sale al campo, juega, y se vuelve a su casa. Es incapaz de dar un paso al frente y asumir mayores responsabilidades, tomar el mando, ser el líder, sobre todo en esos días en los que Sergio Ramos no está. Podrá el de Camas equivocarse o no, pero ni un solo minuto sobre el césped deja de dar la cara.

Habrá que seguir la evolución de Militao y Mendy. De momento, nada destacable refleja su hoja de servicios, todavía escasa. El francés al menos ha acreditado velocidad.

Y debemos terminar en Courtois. Ha vuelto a abrir el belga el debate, ya casi eterno, de la portería del Madrid. No ha estado afortunado el cancerbero hasta la fecha. El primer gol de París confirmó algunas sospechas. Nueve goles encajados en los últimos cinco partidos dicen muy poco en su favor. Debe reaccionar de inmediato, o el Bernabéu, que es implacable, le pasará la factura.

Tiempo de reflexión el que se abre tras París. Debe ser esta serena, a la vez que rápida, ya que el equipo tiene que reaccionar de manera inmediata, ya el próximo domingo en Sevilla. Esperemos que así sea.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies