In Memoriam. Lorenzo Sanz Mancebo, por @elcarrildel2

Lorenzo Sanz Mancebo ha fallecido en Madrid ayer 21 de Marzo, a causa del Covid 19. Había nacido el 9 de Agosto de 1943, en la misma ciudad. De familia muy modesta, fue el mayor de diez hermanos, de los que se tuvo que hacer cargo a muy temprana edad por el fallecimiento de su progenitor.

Intentó ser futbolista, formando parte de diversos equipos de su ciudad, entre ellos del Puerta Bonita, un histórico de la Tercera División madrileña. Tuvo que desempeñar variados oficios.

De carácter extrovertido, muy castizo, bravucón en ocasiones, impresionaba con esos trajes oscuros de raya diplomática y su gesto adusto. Amaba los caballos y las carreras. En el hipódromo precisamente conocería a Ramón Mendoza. A la historia han pasado igualmente sus partidas de cartas con Jesús Gil, y los enormes puros habanos que se fumaba.

Sus comienzos no fueron fáciles. En alguna ocasión contó el asco que le producía tener que limpiar la escupidera de la barbería donde trabajó de mozo. Antes, había acompañado a su abuela, que vendía agua en las inmediaciones del Estadio Santiago Bernabéu los días de partido. Luego, cuando podía y los porteros le dejaban, entraba al campo a ver el partido. Con cariño enorme recordaba la conquista de la segunda Copa de Europa, que pudo ver en directo.

La vida le dio una de sus más duras lecciones una noche en que a su padre, que trabajaba sin desmayo para sacar adelante a los diez hijos, en aquellos años de penurias y dificultades, le robaron la paga, circunstancia que advirtió al llegar a su casa. La escena fue durísima, recordaba Lorenzo Sanz.

Inició su relación con Ramón Mendoza, su antecesor en el cargo de Presidente del Real Madrid, en el Hipódromo de la Zarzuela. Entraría en la directiva del Madrid en 1985, primero como vocal, después como vicepresidente. Cuando Ramón Mendoza dimitió, el 26 de Noviembre de 1995, Lorenzo Sanz asumió el cargo.

Preocupado porque el equipo ganaba en España pero no en Europa, acometió una política de fichajes en la que llegaron al Club futbolistas de la talla de Mijatovic, Suker, Seedorf, Roberto Carlos, Panucci o Bodo Illgner, si bien también ha mantenido que otros anteriores, como Hugo Sánchez o Fernando Redondo fueron acometidos por él. Junto a los anteriores llegaría Fabio Capello. Ganarían la Liga 1996-97, tras cuya conquista se produjo la salida del técnico italiano, pese a tener tres años de contrato, al parecer reclamado por el Milan de Silvio Berlusconi, a la que Capello no pudo negarse.

Posteriormente, llegarían Ze Roberto, Karembeu, Salvio Bortolini, Fernando Morientes, Iván Campo, Aitor Karanka, McManaman, Iván Helguera, Anelka o Michel Salgado (que contraería matrimonio un tiempo después con Malula, una de las hijas del Presidente). También llegaría fichajes controvertidos, que no dieron el resultado esperado, como Baljic, Congo, Petkovic o Secretario. Aun así, siempre ha mantenido Lorenzo Sanz que compraba barato y vendía caro.

Los entrenadores fueron una cruz en su camino. Tres tuvo en su primera temporada: Valdano, Del Bosque y Arsenio Iglesias. Después, vendrían Capello, Heynckes (con el que se ganó la séptima), Camacho (que duró apenas un mes), Hiddink (Intercontinental de 1998), Toschak (11 partidos), y regresó de Vicente del Bosque.

Su primer gran momento llegaría el 20 de Mayo de 1988. Esa tarde, el Madrid conquistaría su séptima Copa de Europa, rompiendo treinta y dos años de travesía del desierto. Tras la victoria, proclamaría Lorenzo Sanz: “Ya me puedo morir tranquilo, tenemos una en color”.

Esa edición de la Copa de Europa quedó marcada por el derribo de la portería del fondo sur del estadio. Emergió esa noche en todo su esplendor la figura de otro madridista ejemplar, Agustín Herrerín, que a sus sesenta y tres años de edad no dudó en recorrer los dos kilómetros de distancia que separaban el estadio de la antigua ciudad deportiva, saltar la valla de acceso a la misma al no poder encontrar al portero, y junto a otro pequeño grupo de personas trasladar una de las porterías allí existentes hasta el Bernabéu, para que se pudiese celebrar el encuentro, que comenzó a las diez de la noche.

Su segundo gran momento sería el 24 de Mayo del 2000. En el Estadio de Saint Denis, de la capital de Francia, el Madrid conquistaba la Octava Copa de Europa.

Optó entonces Lorenzo Sanz por adelantar las elecciones a la presidencia del Club, que ganaría Florentino Pérez. Tras unos años distanciados, la relación entre ambos había vuelto a ser magnífica. Ocupaba Lorenzo Sanz asiento en la segunda fila del Palco de Autoridades, donde recogía cada partido el cariño de todos los aficionados.

Descansa en paz Lorenzo Sanz Mancebo. Estés donde estés, siempre serás uno de los nuestros.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies