Hablemos de fútbol, no de Bale, por @elcarrildel2

Ahora que el Madrid parece que ha recuperado, al menos en cuanto a resultados, la velocidad de crucero que todos esperamos de él, con la victoria como resultado más habitual, y los goles a favor como seña distintiva del equipo, lo que parece tocar es hablar de Gareth Bale.

Cierto es que no parece estar atravesando el futbolista galés sus mejores momentos deportivos desde que llegó al equipo, pero centrar las portadas en su posible marcha a final de temporada creo que es una absoluta boutade.

A la vez, y a su alrededor, empiezan a crecer los que le acompañarán en su adiós al Real Madrid, y su contrapunto, es decir, aquellos que vendrán a cubrir sus huecos. Porque no vayan a pensar ustedes que Gareth Bale es el único que se encuentra en la rampa de salida. El último en subirse a ese carro, y con Isco siempre en la recámara, ha sido Dani Ceballos, al que Zidane incorporó al partido del Leganés en el minuto 92.

Más allá de que el cambio nos pueda parecer mejor o peor, hay un principio que no podemos olvidar: el jefe es el entrenador, en este caso Zinedine Zidane, y él determina quién juega y quién no, y en qué minuto se realizan los cambios que permite el reglamento. El papel de los jugadores es seguir las instrucciones del técnico, y procurar hacerlo lo mejor posible cuando estén en el terreno de juego.

Una cosa es criticar los cambios, incluso los minutos en que se hacen, si son muchos o pocos, o apropiados o inapropiados, y otra pretender disminuir la autonomía del entrenador en el ejercicio de sus funciones. Pasar de la crítica al menosprecio, incluso al insulto, es algo que solo puede responder a intereses ajenos al propio fútbol.

Vale ya de intentar envenenar el ambiente del vestuario del Real Madrid. Efectivamente, habrá en el mismo más y menos contentos, incluso me atrevo a decir que algún descontento. El camino para cambiar ese sentimiento depende de cada uno, y solo se basa en el trabajo diario para subir enteros en la consideración del entrenador.

Sería Zidane el primer técnico del mundo, sabiendo que su puesto le va en los resultados, en no poner a los que él considere que mejor están para afrontar el partido, para sacar adelante la victoria.

Victorias que por cierto parecen haber vuelto. Desde el 7-1 al Deportivo de La Coruña, en lo que pareció un cambio de rumbo del equipo, todo han sido victorias (seis en concreto) y un empate ante el Levante . En total, veintinueve goles a favor y once en contra, con una mejora sustancial en el rendimiento del equipo, al que han vuelto las rotaciones, e independientemente de qué futbolistas sean los alineados por Zizou.

Hasta Karim Benzema, con el estigma del enchufado sobre sus espaldas, parece estar respondiendo en estos últimos envites. Su partido en Leganés resultó notable, pues aunque no marcara, supo estar en las combinaciones del ataque del Madrid que culminaron en los dos primeros goles, pasando buenos balones o abriendo huecos para la llegada a los metros finales de sus compañeros.

En estos días en que han vuelto los resultados positivos, y el buen juego en muchos tramos de los partidos, hablemos de fútbol, y no nos dejemos llevar por aquellos que siempre quieren desviar la atención a temas que ni corresponden ni nos interesan en estos momentos.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies