Gracias, gracias, simplemente… ¡Gracias!, por @Aleelmadridista

24 de mayo de 2014. Recuerdo aquel día y se me pone la piel de gallina. No me olvidaré jamás de esa fecha. Me acuerdo de las eliminaciones en Europa y creía que nunca iba a llegar el momento en el que vería a mi equipo levantar una Copa de Europa. Era una auténtica obsesión. No obstante, todo acabó en Lisboa y pude cumplir mi sueño de ver al equipo de toda mi vida, levantar esa preciosa “orejona”, que tantas lágrimas de tristezas me había hecho derramar hasta aquella fecha.

Pero no todo acabó ahí. A pesar de que en 2015, hiciéramos un año nefasto, prácticamente igual que este, una campaña después volvimos a conquistar Europa en una temporada que no estaba siendo nada fácil. Llegó Zidane y todo cambió, llegando al punto de triunfar otra vez en el nuevo continente. Aquella tanda de penaltis, aquél tiro al palo de Juanfran y ese gol desde los 11 metros de Cristiano en el quinto lanzamiento nos daba la undécima. No me lo creía. Volvíamos a ser Campeones de Europa. Pero menos me hubiese creído si aquél mismo día me dicen que a partir de ahí, íbamos a volver a ganar este prestigioso torneo durante dos años más… y de manera seguida. Era una auténtica locura.

Pero sí. Al fin y al cabo el Real Madrid es una locura, y la palabra imposible no existe en nuestro diccionario. Pues bien, ganamos la duodécima y la décimo tercera, por lo que entrábamos en la historia del fútbol, logrando la hazaña de conquistar la Champions tres veces consecutivas. Todos sabrán que nadie había repetido título con el actual formato, pues vamos nosotros y la ganamos tres veces. Lo dicho, una salvajada al alcance tan solo de nuestra amada entidad.

La verdad es que se me cae alguna lagrimilla recordando estos momentos y ver que este ciclo, que ha conformado la segunda mejor época del Real Madrid, ya se ha acabado. Sin embargo, debemos de tener siempre presente, que en el fútbol al igual que en la vida de uno mismo, todo tiene un principio y un final. Además, lo más importante es que estos momentos mágicos, que cada una habremos vivido de una determinada manera, lo llevaremos siempre con nosotros, y cuando pasen años y años y echemos la vista atrás siempre se nos saldrá una sonrisa al recordar estas tres Liga de Campeones consecutivas, y las cuatro en cinco años. Son registros maravillosos que hemos tenido la suerte de haber vivido.

Y ahora toca mirar al futuro. Hacer crítica constructiva y tomar las medidas pertinentes. Este año es de suspenso absoluto. No se puede permitir que a día de hoy estemos fuera de todas las competiciones. Por ello, ya se debe de gestar la planificación de la temporada que viene. Tiempo hay, y ya sabéis que en la vida solo hay dos cosas seguras: La muerte y que el Madrid siempre vuelve. Nos levantaremos con más fuerzas y esta época siempre la tendremos en un pedazito de nuestro corazón. Por tanto, simplemente… ¡GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies