A falta de Bale, Benzema, por @elcarrildel2

Si hace unos días escribía sobre las obsesiones de muchos periodistas y aficionados con respecto a Gareth Bale, ahora que el galés se ha vuelto a ausentar, vuelve el boomerang sobre Karim Benzema, al que recientemente renovó su contrato el Real Madrid.

Ante el enésimo ataque al francés, me pregunto cuales pueden ser las razones profundas y verdaderas por las que siempre sean los mismos futbolistas los que reciban la crítica despiadada, cuando no cruel, de la prensa deportiva madrileña y/o española, mientras otros tienen licencia para hacerlo mal, incluso rematadamente mal, un día, y otro, y otro más, y así hasta el infinito de días, sin que ninguno de esos mismos periodistas levanten ni un ápice su voz.

Los mismos que justifican todo (por ejemplo, los errores arbitrales en función de que son humanos y de que deben tomar su decisión en una décima de segundo), matan a algunos futbolistas del Madrid porque su remate se marchó fuera por milímetros, o su cabezazo fue repelido por el pie de Lloris, que se había lanzado al lado contrario. Da la impresión de que Karim Benzema, para comenzar, no es humano, y por lo tanto no tiene derecho al error, y para terminar, ante esos remates, tuvo tiempo de pensar, estudiar la situación, hablarla con los compañeros y el entrenador, y solo después de todo eso, pasados unos minutos, chutar mal o conectar al lugar indebido el cabezazo que hubiera supuesto el segundo gol del Madrid ante el Tottenham.

Enfrente, pudimos ver a Kane, sin duda un gran futbolista, que falló igualmente dos oportunidades clamorosas, la más clara desviada a córner en estirada descomunal de Keyor Navas (del que alguno se ha atrevido a decir después que está infravalorado en el Real Madrid), al que algún periódico había situado al nivel de Cristiano Ronaldo, y nadie, ni aquí ni allá, se ha rasgado ninguna vestidura. Si esas ocasiones las hubiera fallado el futbolista inglés con la camiseta del Madrid, el akelarre en las encuestas de las diversas puertas del estadio a la conclusión del mismo duraría hasta estos mismos instantes.

Tampoco voy a insistir hoy, ya lo hice hace algunas semanas, sobre el asunto de la exigencia máxima que supone jugar en el Real Madrid, y la intransigencia de aquellos que buscan ganancias en ríos revueltos. Cada día somos más los que estamos al cabo de sus argucias y manipulaciones. Esperemos que los que todavía se prestan a ellas, se vayan dando cuenta de que ponerse a vociferar ante un micrófono a la finalización de un partido no es la mejor manera de defender al Real Madrid, club del que se consideran seguidores y aficionados.

Ya para terminar, convendría decir a los nostálgicos que cualquier tiempo pasado no tiene por qué haber sido mejor. Me refiero a aquellos que se siguen acordando de quien se quiso marchar de nuestro Club, en una decisión absolutamente respetable, pero quizás miedosa ante el reto diario que supone tener minutos de juego en el Real Madrid. Yo prefiero acordarme de Nacho, o de Lucas Vázquez, o de Isco…o de esos otros, incluido Benzema, que han tomado el camino contrario, y luchan cada entrenamiento y cada partido para que el Madrid siga estando en lo más alto.

Buenos días a todos. HALA MADRID.



suscríbete a nuestros podcast en Ivoox.com

ElQuintoGrande

Zona RMTV ( Todos los audios de los mejores programas de Real Madrid Televisión )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies