En el camino correcto, por @AleelMadridista

El otro día empatamos. Sí, 2-2 frente al PSG, pero fue un reparto de puntos diferente al resto. Obviamente nos hubiera gustado que el Real Madrid ganara, pero si echo la vista atrás estimo que tenemos motivos para estar optimistas de cara al futuro de nuestro equipo.

Nada más, que hay que irse al 18 de septiembre de este mismo año. Primera jornada de la fase de Grupos de la Liga de Campeones. ¿El escenario? El parque de los príncipes. ¿El rival? El PSG. Seguro que si juntamos estos datos a todos se nos viene un recuerdo terrible para el Real Madrid, dado que, perdimos por tres goles a cero ante el conjunto parisino.

Aquél día estuvimos totalmente perdidos. Era nuestro debut en Champions esta temporada y los presagios eran de todo menos positivos. No por la clasificación, sino por las sensaciones y el juego que mostró el equipo. Lo vimos totalmente perdido, avasallado por el PSG, y sin inquietar prácticamente la portería del conjunto local. Era ver al Madrid sin pasión y sin ilusión porque marcara o pasara algo a nuestro favor.

No obstante, todo ha cambiado. No sé exactamente en qué partido se modificó la dinámica. Algunos dicen que la victoria ante el Sevilla en el Pizjuán, otros que el triunfo en Estambul. Sinceramente no lo sé, aunque de lo que sí soy plenamente consciente es que hoy, 28 de noviembre del 2019, me pongo a escribir este artículo contento e ilusionado con nuestro Real Madrid, porque se ven síntomas de aquél equipo legendario de las tres Copas de Europa seguidas. No me quiero venir arriba, es pronto aún, pero el pasado martes disfruté como antaño.

Estamos en el camino adecuado. Hay que seguir por esta senda. Vi destellos del Madrid del doblete (temporada 2016-2017). Presión alta, juego vertical, jugadores enchufados y equipo y afición en la misma sintonía. Era todo un lujo ver jugar a los de Zidane. Ahora, toca seguir por esta línea.

De nuestro entrenador quería juntar unas letras, y es que del francés se ha dudado. Ojo, yo el primero, lo reconozco. Sin embargo, como bien digo esto, también afirmo que parte de mérito tendrá en esta grata mejoría del equipo.

Ahora estimo que hay que ir recuperando jugadores. El otro día Isco y Marcelo me callaron la boca. Me sorprendió verlos en el once y me llevé una sorpresa muy positiva. Vi al malagueño corriendo como el que más e involucrado en tareas defensivas. Por su parte, el brasileño lo vi siendo ese lateral que tanto nos da en ataque apareciendo desde atrás por la banda izquierda.

Para el bien nuestro, ojalá pase lo mismo con James Rodríguez, Jovic y Vinicius Jr. Este último espero verlo por ejemplo en Mendizorroza. No hay que olvidarse de que el 25 madridista fue prácticamente lo único positivo la temporada pasada. En cuanto al colombiano y al serbio considero que son dos piezas claves para que esta plantilla siga yendo en línea ascendente.

Es aquí cuando una vez más recuerdo al Madrid del doblete. Ese conjunto que daba igual quién jugara porque todos rendían a la perfección. Eso es lo que quiero ver esta temporada nuevamente. Básicamente, porque si conseguimos esto, acabaremos en Cibeles en más de una ocasión a final de temporada. Estoy seguro. De momento, la sonrisa debe figurar en nuestros rostros, porque si echamos la vista al 18 de septiembre del 2019 las sensaciones eran de fracaso. Hoy, 28 de noviembre, todo es diferente.

HALA MADRID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies