El Madrid del que nos enamoramos, por @AleelMadridista

Mi Madrid es ese que pelea y lucha. Podrá jugar mal, pero es sacrificado y disciplinado. Me parecerá aburrido con la pelota en los pies, pero me voy orgulloso porque veo al equipo ser solidario y compacto, formando así un bloque difícil de derribar para el conjunto contrario. Pues bien, eso vimos en Sevilla. Al fin y al cabo, en estos momentos lo fundamental es sacar los partidos. Evidentemente, tenemos que mejorar con el balón en nuestra posesión, pero por esto se empieza. Solo espero que no sea fruto de un día…

Los nuestros llegaban en una situación fastidiada. Prueba de ello es la imagen paupérrima mostrada en París el pasado miércoles. En un ambiente crispado y lleno de dudas tocaba ir al Pizjuán a enfrentarnos al Sevilla FC, que hasta el pasado domingo no había cedido una derrota. Los síntomas, obviamente, no eran buenos.

No obstante, el equipo demostró que aún está vivo, y aunque estuviera en la UVI aún tiene pulso. Nos lo reflejó ante los hispalenses sacando una victoria de oro por un gol a cero que nos sitúa en los más alto de la tabla clasificatoria junto al Athletic. Además, a diferencia de otros años, esta vez sí hemos aprovechado los pinchazos del Barcelona y del Atlético de Madrid. Ya os digo, que los hay peores que nosotros, aunque muchos lo quieran tapar…

Y sí amigos, aún es pronto, pero con triunfos como el último se ganan ligas… y más en la situación por la que estamos pasando. En momentos como éste lo importante es sacar victorias y empezar a cuidar el bloque desde atrás, es decir, la defensa. Posteriormente vendrá el buen juego por la calidad de nuestra plantilla, pero en un principio lo que tiene que trabajar Zidane es el sistema defensivo, y hay que reconocer que esto el domingo estuvo de sobresaliente. Que el Sevilla no te tire a puerta ni una vez en su estadio, se ve muy pocas veces.

Ahora hay que seguir así. Me da igual divertirme o no. Me da igual ver a un equipo rocoso que gane 1-0 o uno alegre que se lleve los partidos 5-2. A mí solo me preocupa ganar. Es más, firmaría conquistar una liga con todas las victorias como la última, porque el pasado fin de semana por fin lo acabé contento, dado que hacía tiempo que no veía a este equipo tan comprometido y sacrificado.

Ahora toca seguir así. No pinchar ante Osasuna y sacar el derby en el Metropolitano, que siendo sincero para ese encuentro miraría el partido de Sevilla. Ese es el ejemplo a seguir. Debemos de continuar por esta línea y muy probablemente estemos en Cibeles celebrando la liga 34. Aún queda mucho por mejorar, y un gran número de condicionantes pueden jugarnos malas pasadas, pero la base por la que hay que seguir es el partido de Sevilla. Ese debe ser nuestro espejo. Ese, en definitivas cuentas, es el Madrid que jugando bien o mal, gana por el sacrificio, la solidaridad y el esfuerzo. Ese es nuestro Madrid. El Madrid del que nos enamoramos.

HALA MADRID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies