El gol ausente, por @elcarrildel2

Tres partidos consecutivos lleva el Madrid sin ser capaz de hacer un gol. Es un dato preocupante, a lo que Chamartín no está acostumbrado. Puestos a analizar qué puede estar pasando, estas son algunas de las respuestas que atisbo tras ver cómo juega el equipo:

  1. Varios jugadores de los habituales titulares están lejos de su mejor forma. Varane, Casemiro, Modric y Asensio posiblemente son los casos más evidentes.

  2. Sergio Ramos quiere hacer de todo, en lugar de limitarse a cumplir su función en la defensa y en los remates a balón parado en el área contraria. Esa hiperactividad del Capitán confunde al equipo, al que arrastra en su confusión.

  3. Su compañero en el eje de la defensa, Raphael Varane, está particularmente lento y despistado. En Moscú, por ejemplo, no estuvo atento al error de Kroos, ni rápido a la hora del cruce. Le ganó la partida el delantero ruso, que llegó antes al balón, y luego le regateó sin problemas, antes de fusilar a Keylor.

  4. Casemiro siempre ha sido un futbolista lento, aspecto de su juego que suplía con una gran visión y anticipación de la jugada, en particular en sus desplazamientos laterales para cubrir las subidas de Carvajal y Marcelo. Ahora, lejos de una buena forma física, tiende a refugiarse entre los centrales, sin moverse hacia los lados, que deja vacíos, al igual que una amplísima parcela de terreno en el centro del campo. Eso facilita a los mediocampistas contrarios llegar a los tres cuartos de cancha con el balón controlado y por lo tanto ventaja en la construcción del ataque.

  5. Modric ha declarado que acabó agotado el mundial. No ha recuperado su forma. Quizás lo que se debiera hacer es que parase, con un plan específico de entrenamientos capaces de hacerle recuperar su mejor forma. Modric tiene ya 33 años, aspecto que sin duda debe ser tenido muy en cuenta.

  6. Toni Kroos tirado a la izquierda pasa desapercibido. En Moscú pudimos ver que en el momento en que Casemiro abandonó el terreno de juego y el alemán paso al centro, su presencia en el juego creció de manera significativa, y el dominio del Madrid, aunque sin crear peligro, ya fue constante hasta el final.

  7. Benzema y Asensio no combinan bien. El francés se empeña en bajar hasta casi el medio del campo a recibir el balón. En esas instancias del terreno de juego, su participación se hace irrelevante. Debe jugar cerca del área.

  8. Marco Asensio está absolutamente perdido, tanto en la banda izquierda, que ocupa habitualmente, como en la derecha. Su aportación al juego es insustancial.

  9. Se empeña el Madrid en jugar por el centro, donde todos los equipos le esperan perfectamente atrincherados, pues el movimiento de balón de un lado a otro y las combinaciones entre los jugadores son lentos y previsibles. Se hace muy difícil marcar un gol. Casemiro no puede ser el primer eslabón en la salida del balón.

  10. El equipo, en un fallo recurrente ya desde hace mucho tiempo, comienza los partidos al denominado «tran tran», a verlas venir, a contemporizar y a esperar que alguna jugada aislada nos ponga en ventaja. Esa relajación conduce a fallos de atención, que nos cuestan goles. Una vez el marcador en contra, somos incapaces de revertir la situación.

  11. Lopetegui no está sabiendo cambiar el rumbo de los partidos. Sus cambios no mejoran lo anterior, a más de resultar previsibles. Su insistencia con Lucas Vázquez como primer cambio es difícil de entender, máxime cuando el gallego está lejos de su mejor forma, y eso que en Moscú tuvo un par de buenas acciones.

  12. Con más frecuencia de la deseable, los jugadores (Ceballos se ha sumado a esa tendencia, ya vista a Isco sobre todo) se empeñan en la conducción excesiva, en lugar de en el toque rápido y el cambio de dirección.

  13. Como a perro flaco todo son pulgas, ni las lesiones (Carvajal, Marcelo) la precaución (Bale), o la enfermedad (Isco), ni los postes y largueros (no es normal estrellar tres balones en los palos en un solo encuentro) están ayudando.

Llegados a este punto, y conocida la nula disposición del fútbol en general y del madridismo en particular a la paciencia, debe Julen Lopetegui resolver los problemas con urgencia. Están los habituales de la excavadora expectantes para derribar el Santiago Bernabéu.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies