De remontadas y reconocimientos, por @elcarrildel2

Día grande este 11 de Diciembre para todo el madridismo. Dos días después del excelso partido que nos ofrecieron los nuestros, que nos valió para terminar primer en la fase de grupos de la Champions, se cumplen nada menos que treinta y cinco años de la remontada histórica lograda frente al mismo equipo alemán, el Borussia Monchengladbach, que traía un marcador de 5-1 a su favor del partido de ida jugado en tierras germanas.

Todos los que tuvimos la enorme fortuna de estar aquella noche en el Bernabéu, recordamos como si fuera hoy lo ocurrido. El ambiente era de insuperable expectación, el vaho, por el frío y los cigarrillos (entonces se podía fumar en los campos), amplificado por los focos, era una masa gris compacta que se elevaba al cielo sin pausa.

En el banquillo, dirigía a los nuestros el inolvidable Luis Molowny (el mangas), que alineó a Ochotorena, Salguero, Maceda, Sanjosé, Camacho, Michel, Gallego, Juanito, Butragueño, Santillana y Valdano. Un 4-2-4 en toda regla, con valentía y arrojo, dispuestos a ir a por todas desde el pitido inicial.

Dijeron las crónicas que a la conclusión del partido de ida, con 5-1 a favor, hasta se paró la ópera en tierras teutonas para saludar el resultado. Nada nos dijeron de qué ocurrió tras el marcador del partido de vuelta. Al minuto 20, ya ganábamos 2-0, con goles de Valdano. El runrún de las gradas no se puede describir con palabras. El ambiente de las noches europeas del Bernabéu hay que vivirlo, sentirlo, hasta palparlo. Aquellos que dicen que nuestro Estadio es frío y lejano, es que jamás han estado en él una noche de esas.

Era diciembre pero no sentíamos frío. Todos animábamos pero yo solo recuerdo silencio. Juanito bajó al medio del campo, para coger la manija y empujar al equipo. Al día siguiente, decía un titular: “Juanito, un coloso en medio campo, destrozó al cuadro alemán”.

Corría el reloj. No llegaban más goles. Empujábamos con todas nuestras fuerzas. Minuto 76, 3-0. Llegaba el reloj al instante final. Mirábamos a Mr. Mcginlay, árbitro escocés del choque. En el 90, sacó Camacho desde la banda izquierda, con toda la fuerza del Pegaso que se anunciaba tras él, peinó Valdano en el primer palo, y tras varios rechaces Santillana envió el balón al fondo de la red.

Si aquel día el Bernabéu no se vino abajo, ya no se caerá jamás. Unos segundos después, Martín Vázquez sustituyó a Juanito, que se marchó dando saltos, los mismos que luego dimos todos volviendo a casa, por Concha Espina, por Padre Damián, por la Castellana.

No puede ser casualidad que otro 11 de Diciembre, en esta ocasión del año 2000, la FIFA nombrase al Madrid Mejor Club del Siglo XX.

Recogieron el galardón Florentino Pérez y don Alfredo Di Stéfano. Habíamos obtenido el 42% de los votos emitidos, con el Manchester United y el Bayern Munich siguiéndonos muy de lejos con el 9% cada uno de ellos.

Viendo el palmarés de aquel día, habíamos ganado 8 Copas de Europa, 27 Ligas y 2 Copas Intercontinentales. A fecha de hoy, en las vitrinas de nuestro museo, lucen 13 Copas de Europa, 34 Ligas y 7 Campeonatos del Mundo de Clubes, a más de 4 Supercopas de Europa. No parece mal balance el de estos veinte años transcurridos desde entonces.

En cualquier caso, y sin olvidar nunca el pasado glorioso que nos ha traído hasta aquí, que nadie dude ni por un instante que lo mejor siempre está por venir.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies