Contra las campañas de prensa, madridismo, por @elcarrildel2

Como el rayo que no cesa, sigue la prensa deportiva manteniendo en todo lo alto la polémica artificial, falsa y amarillista contra nuestro jugador Gareth Bale. No es algo que nos sorprenda. Desde los lejanos tiempos de la hernia que se quedó en protusión, pasando por mirar partidos de golf en su tableta (nada se dice de los que escuchan música o ven películas o cualquier otra cosa), afirmar que no habla español cuando se sabe que domina perfectamente nuestro idioma (simplemente no se presta a entrar en el juego de las preguntas capciosas y mal intencionadas de algunos), y terminando por la bandera de hace unos días, la campaña de buena parte de la prensa deportiva española contra Gareth Bale es, sencillamente, bochornosa, impropia, me atrevo a decir que hasta indignante.

Gentes que nada tienen que ver con el Madrid, que hacen un ejercicio diario de mal periodismo, de contar medias verdades, de preguntas irreverentes, de falta de respeto, de sensacionalismo de la peor clase, se atreven a alzar la voz para pedir un castigo ejemplar para el futbolista galés.

No deben confundirnos. Su único objetivo, ahora que el calendario ha deparado dos partidos seguidos en el Bernabéu, es generar el máximo enredo, la mayor división posible entre los asistentes al estadio, para luego remover las aguas oscuras de la manera que más beneficie a sus intereses.

Ante todos estos burdos intentos de manipular nuestros sentimientos, solo cabe responder como nos enseñaron nuestros mayores, cerrando filas en torno a nuestro Club y a nuestro escudo, a nuestros futbolistas y a nuestros valores y tradiciones. Nos contemplan 117 años de historia. Ni mucho menos es la primera vez, ni desde luego será la última, en que nuestros enemigos pretenden introducir un caballo de Troya entre nosotros, como manera de dividirnos y debilitarnos.

No debemos caer en la trampa. Algún osado hay que apela a don Santiago Bernabéu, desconociendo lo que dijo acerca de la prensa deportiva. Hasta ese punto llega su ignorancia.

Los mismos que levantan la voz contra Bale por celebrar la clasificación de su selección para la Eurocopa, organizan grandes procesiones, con banda de música y palio, recibimientos multitudinarios, concentraciones gigantescas, prietas las filas, ademanes impasibles, banderas al viento, cuando de la selección de España se trata. En ese caso, sí deben primar, nos dicen, los intereses del equipo nacional sobre los del club que los paga. Son puro cinismo, contradicción absoluta, falsedad total.

Ante tanto atropello y tanta tomadura de pelo, no queda otra que volver a apelar a lo mejor de nuestras creencias y nuestra historia. Frente a los que quieren dividirnos, unidad. Frente a lo que nos quieren engañar, la realidad palmaria e incuestionable. Frente a los enemigos que nos quieren mal, primero madridismo, después más madridismo, y para terminar más madridismo todavía.

El sábado, frente a la Real Sociedad, si Zidane determina poner a jugar a Bale, ni un solo reproche, ni un solo silbido, ni la más mínima recriminación. Todo lo contrario, ovación de gala, ánimo constante, para así dejar bien claro a todos que la famosa bandera no era contra el Madrid, sino contra toda esa pléyade de oportunistas que viven de la manipulación permanente y de la falta de respeto a las personas y a la verdad.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies