Buenas sensaciones, por @elcarrildel2

No seré yo el que caiga en esa costumbre tan extendida en algunos de querer cerrar la temporada en septiembre, octubre a lo sumo, pero sí puedo decir que las sensaciones del equipo tras la primera jornada fueron satisfactorias.

Sorprendió Ancelotti con esa delantera Bale, Benzema y Hazard, mayormente por los dos exteriores. Estuvo Bale participativo, metido en la dinámica de juego del equipo. Un Bale por cierto del que dicen que está sonriente en los entrenamientos, y que es capaz hasta de bromear con los compañeros (eso si, no nos han aclarado aún si lo hace en inglés o en español).

Tampoco desentonó Eden Hazard, que dejó detalles de su inmensa clase (soberbio el taconazo a Benzema para el primer gol del francés), y que nos sorprendió con su excelente nivel de español en la entrevista post partido. “Mi tobillo está fuera de mi cabeza”, manifestó el belga. ¡Ojalá sea cierto y por fin podamos ver al gran Hazard que durante tantos años se reivindicó en la Premier como gran figura.

Podríamos hablar de Federico Valverde. Rápido algún cofrade habla de la necesidad que tiene el uruguayo de jugar diez partidos seguidos para dar su verdadera medida. Son ganas de enredar. Diez partidos seguidos le vienen bien a cualquiera, pero sabido es que en el Madrid hay que cogerlas al vuelo, la ya tan manida “derribar la puerta” de José Antonio Camacho.

No desmereció Alaba en su debut como lateral izquierdo, ayudado sin duda por el partido colosal de Nacho Fernández, siempre bien colocado, rapidísimo al corte, y ganando todos los balones aéreos a un especialista en esa materia como Joselu. Entre él y Militao (a pesar de su fallo en el gol del Alavés y que le pasó factura en los siguientes minutos) hicieron olvidar a los que se fueron.

Courtois ha renovado hasta 2026, y parece ser que en los próximos días se anunciarán ampliaciones de contrato de otros jugadores. (La de Karim Benzema se anuncia para el viernes, por una temporada, hasta el final del curso 2022-23).

Martin Odegaard sigue en su particular pretemporada, mirando de reojo a un Arsenal que al parecer no se atreve a dar el paso al frente, esperando que a última hora el precio del traspaso del futbolista se vea reducido de manera drástica. Desconozco qué pasará, pero parece que el noruego ha quemado sus naves y ya no le queda otra que alejarse del Bernabéu.

Todo lo contrario que Sergio Arribas, que sigue rindiendo de manera espectacular en el Castilla de Raúl, y que pide a gritos retos de mayor calado y trascendencia en el primer equipo. Hay quien al fútbol le añade la valentía, y quién se arruga ante la primera dificultad.

Y mientras todo lo anterior ocurre, el ruido de Mbappe sigue sonando, unas veces en una dirección, otras en la contraría. Incertidumbre total, excepto para ese selecto grupo de personas que tienen la virtud de no ir contando nada a ningún pregonero. (Recuerdo en ese sentido aquella época, todavía con don Santiago Bernabéu a los mandos, en los que se decía que la prensa y el público se enteraban de los fichajes del Madrid cuando aterrizaban en Barajas).

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies