Bale, Zidane y la revolución pendiente, por @elcarrildel2

Nos lleva advirtiendo todo el verano el sector de la revolución pendiente que Zidane iba a ser incapaz de llevarla a cabo. De los fichajes realizados, solo Hazard es de recibo, y eso que según cuentan está pero que muy gordito. Según ellos, había que echar a medio equipo, incluso más, con tan mala suerte que se han ido los que debían quedarse, y se han quedado los que se debían ir.

Así, el sector James lleva todo el verano preguntándose los motivos por los que el futbolista colombiano no puede formar parte del Madrid. Quizás debieran analizar los motivos por los que, siendo un excelente futbolista, no ha triunfado ni en el Madrid ni en el Bayern Munich, para empezar a vislumbrar respuestas.

Aun más paradójico resulta el caso de Gareth Bale, un futbolista al que han zarandeado por activa y por pasiva desde todos los ángulos posibles, desde el momento en que se anunció su contratación. Ni siquiera sus goles en las finales han servido, a lo largo de su estancia en el Madrid, para detener las feroces críticas contra el futbolista galés.

Han tenido que ser unas palabras de Zidane, tras un encuentro amistoso de pretemporada, el catalizador para que todo el sector de amotinados se ponga en marcha, y le saque la cara al futbolista, aunque solo sea por intentar partirsela a Zidane. Lo malo es que los que lo han hecho ya están muy vistos, muy de vuelta, conocemos de dónde vienen y lo que pretenden. Deben saber que a estas alturas ya no engañan a nadie. Tanto zurran a Zizou por poner a los mismos de la temporada pasada, como por no poner a Bale. Lo que hay que tener es criterio, que dijo alguien.

Si en el haber de Bale debemos poner sus trascendentales goles, que todos le agradecemos y celebramos, en su debe tenemos que señalar su incapacidad de dar un paso al frente, y convertirse en máxima figura del equipo, máxime tras la salida de Cristiano Ronaldo el verano pasado. Tampoco se pueden olvidar sus palabras tras la final de Kiev, poniendo en entredicho su continuidad en el Club si no jugaba más.

Ese desafío es intolerable, venga de quien venga. Posiblemente, el error fue que no saliera del Club en aquel momento. Ni siquiera a don Alfredo le aguantó el envite don Santiago, ni a Cristiano se lo ha permitido Florentino. El escudo por encima de todos, frase muy bonita que repiten muchos de los amotinados, excepto que el damnificado sea el futbolista de su pueblo, o de su cuerda, o de su gusto, que entonces ya la situación varía.

El caso presente tiene aún más miga, pues al parecer Bale no se vistió en Houston debido a una solicitud de su representante, en conversaciones avanzadas con algún club para la contratación del futbolista. Debieran algunos, antes de lanzarse al ruedo de la crítica desaforada, haber escuchado la frase de Zidane en su totalidad, pero ¿a quién le importa la verdad en estos tiempos que corren? Si hasta está permitido traducir de manera incorrecta con tal de generar polémica y clics en las redes sociales.

Seguiremos atentos el devenir de los acontecimientos, con el deseo de que nuevos triunfos en la temporada que ya se nos viene encima, otra Liga, u otra Champions, o ambas (que no sería algo nuevo para Zidane) sigan sirviendo para tapar los desaguisados y atropellos que desde hace tantos años nos viene advirtiendo el sector de la revolución pendiente.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies