Bale, Hazard y el Balón de Oro, por @elcarrildel2

Cualquier madridista sabe a estas alturas que parón de selecciones es equivalente a zurra inmisericorde al Real Madrid. En esta ocasión, la víctima propiciatoria ha sido, una vez más, Gareth Bale. Toda la cofradía, como un solo hombre, le ha sacudido por la derecha y por la izquierda, por arriba y por abajo.

Más allá de las razones esgrimidas, ¿a ustedes no les llama la atención tanta unanimidad en el ataque? A mí, he de decir que sí. Por momentos, da toda la impresión de que una mano todopoderosa pasa el argumentario a los cofrades, que pasan a repetir el mismo como un mantra. Algún día sabremos qué está ocurriendo.

Y mientras Bale es despellejado por enésima ocasión, Dani Carvajal nos dice que no quiere perderse el sabor de jugar en la Premier y Julen Lopetegui parece que aguanta en el banquillo blanco, los medios y los que no lo son se lanzan a elucubrar sobre el fichaje, en el próximo mercado de invierno, de Eden Hazard, el futbolista belga actualmente en el Chelsea.

Rápidamente, se pone en marcha una corriente de opinión, ayudada sin duda por los últimos decepcionantes resultados del equipo, que pide su contratación a cualquier precio y bajo cualquier circunstancia. Dado además que su actual equipo no disputa la presente edición de la Champions League, la posibilidad del refuerzo no parece descabellada.

No parece que el momento del Chelsea, al parecer puesto a la venta por su actual propietario, sea el mejor para impedir la venta de sus futbolistas. Lo único que espero, y deseo, es que si al asunto concluye con la venida de Hazard al Real Madrid, la misma cohorte que ahora le halaga hasta límites insospechados, no lo reviente a descalificaciones al primer cuarto de hora en nuestro equipo sin haber marcado un gol o haber realizado tres jugadas para los anales del fútbol, que ya sabemos que eso de la nubosidad variable, el cambio de criterio instantáneo y la opinión veleta están muy arraigados en una parte significativa de nuestra afición.

Tampoco podemos pasar por alto en estos días el asunto del próximo Balón de Oro. Tras el triunfo de Luca Modric en el premio The Best, el nerviosismo de algunos que no pueden soportar ver al Madrid y a los suyos seguir en la cresta de la ola, a pesar de sonadas marchas y fichajes que dicen menores, han puesto a funcionar toda su maquinaria para intentar desviar las votaciones al futbolista croata.

Como era de esperar -ya sabemos los chovinistas que son nuestros vecinos del norte- los franceses se decantan por Antoine Griezmann, en una decisión que tampoco debiera extrañarnos. A su vera, otros que podrían verlo con cierta distancia, se lanzan a esos encuestas nada científicas que tanto les gustan, para elevar a los altares a quien sea con tal de que no forme parte del Real Madrid. Tampoco nos extraña, muy al contrario, nos indica que Modric tiene serias posibilidades.

Mientras vamos aclarando todo lo anterior, confiemos en que don Julen y su staff técnico aprovechen el parón para solventar la «pertinaz sequía» (que se decía en tiempos pasados) de goles del equipo, que el clásico comienza a aparecer en el horizonte.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies