Bale da para un libro, por @elcarrildel2

Siguen algunos empeñados, en la mejor línea de los escritores malos, en alargar bajo cualquier pretexto pueril los capítulos de la ausencia de Gareth Bale en las convocatorias y alineaciones del Real Madrid. Es lo que ocurre cuando las noticias escasean, las ganas de trabajar son pocas y la imaginación no adorna las mentes de aquellos que tienen que rellenar páginas de periódico y minutos de radio y televisión.

Quizás la política de comunicación del Real Madrid tampoco ayude mucho, si bien no debemos confundirnos con esta cuestión. Lo que algunos pretenden es que les den el trabajo hecho. Después, vendría la cuestión de la obligada reserva acerca de la salud de las personas, que atañe no solo a los deportistas, sino a los ciudadanos todos. ¿Saben ustedes de algún galeno que proclame a los cuatro vientos los males de sus pacientes, por famosos o populares que estos sean? ¿Qué podemos o debemos esperar de los partes médicos de los servicios médicos del Real Madrid? Acorde a la ley, lo que dicen.

Hoy se rasga las vestiduras el diario culé que se edita en Madrid, por la convocatoria de Bale con su selección. Pudiera parecer, a tenor de su sonrojo, que es la primera vez que ocurre que un jugador sea convocado por su equipo nacional estando lesionado con su club. ¿Les suena a ustedes que esto ya ha ocurrido con anterioridad, y no una vez ni dos ni tres, sino muchas más? ¿Podríamos decir incluso que es algo que pasa con cierta frecuencia o asiduidad?

Así pues, no podemos entender la sorpresa sino como artificial manera de crear inquietud en algunos aficionados que aún se creen ciertas patrañas, o como ausencia de noticias de verdadero interés. Claro que ya sabemos que a los periodistas españoles que se dedican a la información de deportes (y que me perdonen las excepciones, que aquí como en todo también las hay) lo que les interesa es el juego, no todo lo que se mueve, ajeno al mismo, alrededor. Lo acreditan un día tras otro.

Hace bien Zinedine Zidane en no entrar al trapo (o a la trampa) que le pretenden tender en las ruedas de prensa. Acierta igualmente el futbolista no queriendo responder en español (idioma que domina, por mucho que se empeñen en negarlo sus detractores) en las ruedas de prensa, visto el cariz de los acontecimientos. (Por cierto, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, también habla español con soltura y fluidez Toni Kroos, aunque tampoco lo utilice en las conversaciones con los medios de comunicación).

Caso diferente es el de Rodrygo Goes, que ha aprovechado de manera sobresaliente la ausencia del galés para reivindicarse, y que contesta en correctísimo castellano las preguntas de los periodistas cuando es requerido. También lo hace Vinicius Jr. Quizás influya la cercanía de su lengua natal, quizás su juventud, quizás su idiosincrasia…

En fin damas y caballeros, que dice Alfonso del Corral, que fue médico del Real Madrid, que prohibiría a Bale jugar al golf, como en su día alguien dijo que conducir un superdeportivo era contraproducente para un futbolista. Va el mundo por el camino de prohibir cada día más cosas. Mientras eso ocurre, hay quien se ha creído que Gareth no sabe quién es el primer ministro de Gran Bretaña. Son los mismos que a Sergio Ramos le llaman «canelita».

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies