Bale confirma el pronóstico, por @elcarrildel2

Escribí al comienzo de este parón de selecciones que Bale y Clattenburg animarían el mismo. Del colegiado inglés nada ha querido saber la cofradía, que la compensación aludida por el trencilla fue en contra del Real Madrid, así que bien compensada está. ¡Anda que si hubiera sido al revés! Al nulo valor de las Copas de Europa de los tiempos del “blanco y negro”, se añadiría la número once, pero hasta los postes y los largueros son del Madrid, que le vamos a hacer.

El que no se ha escapado ha sido Gareth Bale. Al galés hay que zurrarle la badana pase lo que pase y bajo cualquier circunstancia. Toda la comprensión que tiene la prensa deportiva patria con un futbolista con la misma lesión que Bale, esto es, problemas en el sóleo, se tornan lanzas y chanzas cuando del futbolista del Madrid se trata.

Y no voy a manifestar yo que esté contento con la actitud de Bale, que entrena con el grupo dos días antes de la convocatoria, recibe el alta, se marcha con Gales, juega cuarenta y cinco minutos, y se retira con los correspondientes problemas físicos.

Aquí lo que se resalta es la diferencia de trato. En el mismo Real Madrid hay futbolistas que se lesionan incluso más que Gareth Bale, sin que los cofrades les dediquen un solo segundo de atención, mucho menos de crítica o de reparos a su forma de vida. Podríamos citar otros ejemplos más allá de Valdebebas, de los que tampoco nadie quiere acordarse.

En cualquier caso, todo indica que Bale es el pasado (glorioso, que en la retina queda aquella carrera de Valencia para ganar una Copa del Rey, o los goles en las finales de Champions, o aquel contragolpe contra el Bayern para el tercer gol del 0-4 del Madrid que incendió Munich, Baviera, Alemania y Europa entera. Por cierto, que tiempos aquellos: Kroos y Alaba en el Bayern, y en los banquillos, un tal Ancelotti en el del Madrid, y un tal Pep Guardiola en el alemán).

Y si todo apunta a que Bale es el pasado, Vinicius es el futuro. De la “lambretta” en el partido Brasil-Argentina se ha hablado menos. Lo cierto es que Vinicius crece cada día que pasa, y que todos aquellos que hacían risas y bromas fáciles con este futbolista han tenido que plegar velas, poner pies en polvorosa, rendirse a la evidencia de un futbolista extraordinario que puede marcar una época en el Madrid. Alguien recientemente, tras esa carrera de cincuenta metros con el balón pegado al pie y driblando contrarios a diestra y siniestra se quiso acordar de Maradona, cuando debió hacerlo de Garrincha, o de Paco Gento, del que don Alfredo dejó dicho que era mejor futbolista que él.

Es posible que hasta terminen reconociendo la valía de Vini, y de los que fichan en el Madrid, que a día de hoy siguen siendo seres desconocidos, incluso etéreos. O puede que insistan en aquello de “pasaba por ahí”, o en lo otro de “viene de empatar en La Roda”, discurso que no han cambiado ni después de tres Champions ganadas de manera consecutiva.

En fin damas y caballeros, que se acaba el parón. El domingo toca el Granada en Los Cármenes. No estará Bale, pero si Vinicius.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies