Bale, Benzema y Cristiano, por @elcarrildel2

Vaya veranito que nos está dando la delantera del Real Madrid, Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo. Puede tener un pase que Bale y Benzema no hayan estado brillantes en lo que va de pretemporada, nada nuevo por otra parte. Sabido es que Benzema juega por expreso mandato de Florentino, y que Bale lo hace debido a que costó un dineral, y no es cosa de que el Manchester United afloje en su intención de llevarse al galés a sus filas, previo pago de cien millones, eso sí, el año que viene.

Pero que Cristiano, que debía reunirse con el Presidente en los primeros días de julio y no lo ha hecho (que sepamos al menos), para aclarar el asunto de su espantada, y que ayer, tras su declaración en el Juzgado de Pozuelo de Alarcón, no realizase ninguna declaración pública, es absolutamente indignante. Estoy echando de menos una nota al respecto del colectivo afectado, exigiendo incluso una indemnización, que menuda la que estaba cayendo (meteorológicamente aclaro) ayer sobre la ciudad del oeste de Madrid. La decepción fue mayor todavía tras la colocación por parte de algún desaprensivo de un atril, desde el que se suponía que Cristiano lanzaría a los cuatro puntos cardinales su homilía de inocencia.

Por cierto, convendría a aquellos que escriben y hablan de juicios y pleitos con las autoridades tributarias, que se enterasen mínimamente de cómo funcionan los mismos, por no evidenciar ignorancias y hacer ridículos soberanos. Tampoco nos vamos a extrañar a estas alturas, que sabido es que desde hace tiempo que gran parte de la prensa deportiva española (por más que alguno grite desaforado que es la mejor del mundo mundial) optó por cercenar los principios y contenidos de la deontología profesional, y tomar el atajo amarillo del chascarrillo y el me da la impresión, del guirigay y el alboroto, del que “la verdad no te estropee una historia” (a estas alturas da igual que esa historia sea buena o mala).

Y mientras escuchamos que siete mediocampistas son demasiado para cuatro puestos (que son los que reclama la prensa en el medio campo del Real Madrid), y Mbappe sigue revoloteando Castellana arriba Castellana abajo, las miradas se centran en Mateo Kovacic, candidato número uno a salir del equipo (eso sí, nadie aún nos ha explicado el porqué), hay que fichar un lateral derecho que guarde las espaldas de Carvajal, como si Tejero o Achraf no fueran suficiente (es mejor mover a Nacho al puesto de dos, para luego sacudir a Zizou con motivo), o incluso ceder a Marcos Llorente (si se va, dirán que Casemiro un año más sin suplente natural, y si se queda, reclamarán más minutos para el canterano, el viejo juego de la veleta, o el de la nubosidad variable).

A la vez que todo lo anterior ocurre, se va acercando el día ocho, en el que nos enfrentaremos al Manchester United con la Supercopa de Europa en juego. También es mala suerte que a los ingleses los entrene un tal José Mourinho, lo que sin duda crea un dilema ético a muchos de imposible solución. Es lo que tiene el tiempo, que pone a cada uno en su sitio, y la vida, que menudas vueltas pega.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies