La Quinta Copa de Europa 1960 por: @DJARON10

El Real El Real Madrid era dueño y señor de la Copa de Europa y esta temporada el reto era conseguir el quinto título de forma consecutiva. El sorteo de octavos había deparado el enfrentamiento contra el modesto Jeunesse, que se había proclamado campeón de Luxemburgo. El equipo estaba formado por varios jugadores amateurs, que no se dedicaban exclusivamente al fútbol.

OCTAVOS DE FINAL:

El partido de ida se disputó en el Santiago Bernabéu. Los luxemburgueses salieron claramente a la defensiva sabiendo que eran muy inferiores al equipo blanco , aún así no evitaron la goleada. El primer gol llegó tras un remate de Di Stéfano en el minuto 25 de la primera parte. Diez minutos más tarde, Puskas con un disparo desde fuera del área mandó el balón al fondo de las mallas. El planteamiento del Jeunesse se había venido abajo y tras la reanudación el Real Madrid le marcó cinco goles más.

La vuelta en Luxemburgo era un mero trámite tras la goleada por 7-0 en el Bernabéu. El Real Madrid, a pesar del resultado del partido de ida, jugó con un equipo plagado de estrellas y se impuso una vez más con una claridad asombrosa, 2-5 fue el resultado final.

CUARTOS DE FINAL:

Como en la segunda edición de la Copa de Europa, el equipo blanco se volvía a medir en cuartos de final al Niza. El partido de ida se disputó  en la ciudad de la Costa Azul. El Niza estaba entrenado por un ex jugador madridista, Jean Luciano Durando. El equipo madridista había jugado tres días antes frente el Athletic de Bilbao en Liga, un partido que fue muy duro y obligó a los blancos a esforzarse al máximo, hecho que tuvo sus consecuencias para el partido de Copa de Europa con las bajas de Di Stéfano, Antonio Ruiz y Zárraga. El Niza no tuvo estos problemas y llegó al partido con su once de gala.

El partido comenzó bastante bien para el Real Madrid, con un tanto de Chus Pereda en los primeros minutos y la victoria parecía asegurada cuando Rial anotó el segundo gol en el 26″. Con 0-2 se llegó al descanso.

En la segunda mitad todo cambió, el Niza sorprendentemente remontó el partido con un Hat-trick de Numberg. El Real Madrid tendría que remontar en su estadio si quería seguir reinando en Europa una temporada más.

La derrota en la ida provocó comentarios de todo tipo cuestionando la supremacía del Real Madrid, pero una vez más, con Di Stéfano y compañía sobre el terreno de juego, el equipo madridista derrotó al Niza por 4-0, y un año más, se colaba en semifinales por la puerta grande.

 SEMIFINALES :

El Real Madrid se enfrentaba por tercer año consecutivo con un equipo español, si el año anterior se jugó un apasionare Derbi madrileño, este año la Copa de Europa nos deparaba el primer Clásico de la historia en competición Europea. El Barcelona de Helenio Herrera, acababa de ganar el título de Liga y llegaba a la semifinal con la moral por las nubes.

El partido de ida se disputó en el Santiago Bernabéu. Di Stéfano tenía ganas de vengar el subcampeonato y marcó el primer gol en el 18′. El Madrid  jugaba mucho más rápido  y siguió atacando hasta volver a encontrar la portería rival. Gento se marchó por velocidad de la defensa azulgrana y asistió a Puskas que no perdonó y batió a Ramallets.  En el 35′ Eulogio Martínez  marcaba el primer gol de los azulgranas, en claro fuera de juego. A partir de ese momento,  el Barça se animó y achuchó durante varios minutos al equipo blanco. Con el 2-1 se llegó al final del primer tiempo.

En la segunda parte, el Real Madrid volvió a ser dueño y señor del partido, pero el tercer tanto no llegó hasta en el minuto 87′. Herrera sacó un corner que no consigue atajar Ramallets y Di Stéfano establece el definitivo 3-1 en el marcador. El tercer gol de la Saeta se convertía en el número 100 de la historia blanca en Copa de Europa.

En el partido de vuelta en el Camp Nou, el Madrid volvió a demostrar su poderío y se impuso por 1-3 con goles de Puskas 25′, Gento 68′ y de nuevo el crack húngaro en el 74′. El delantero del Barça Kocsis marcó en el 89′ el gol del honor culé.

FINAL EN GLASGOW: LA MEJOR FINAL DE HISTORIA

El estadio de Hampden Park se enamoró del Real Madrid el 18 de mayo de 1960. La final que todo el mundo pronosticaba era el FC Barcelona vs Glasgow Rangers, pero los dos cayeron de forma clara en semifinales.

Al Eintracht de Frankfurt, se le presentaba una oportunidad única de ser campeón de Europa. En su debut en la competición, consiguió convertirse en el primer club alemán en alcanzar una final de la Copa de Europa. Por otra parte, el equipo madridista estaba casi obligado a volver a ganar. El subcampeonato en la Liga española no dejaba a nadie satisfecho y era el claro favorito para alzarse con su quinto título Europeo de forma consecutiva.

El estadio escocés batió todos los récords de asistencia con un total de 135.000 espectadores, casi todos británicos , que animaron en gran parte al Madrid. El Eintracht venía muy motivado de las semifinales, donde marcó 12 goles al Glasgow Rangers. Los alemanes se sentían prácticamente imbatibles y pronto encontraron la portería de Dominguez, al culminar un contraataque de Lindner. En el 25′ Canario exhibió toda su velocidad dando un pase al segundo palo, que Di Stéfano  remató llevando las tablas al marcador. En la siguiente jugada, una vez más el genio argentino remontaba el resultado con otro tanto, 2-1 para los madridistas. Antes del descanso en un presión en la salida del balón, Puskas marcó el 3-1, resultado con el que se irían a la caseta.

La tranquilidad había llegado justo antes del descanso , aunque sería en la segunda parte cuando el Madrid iba a dar una lección de fútbol. Di Stéfano volvió loca a la defensa alemana con regates impresionantes. En el 56′ Puskas anotaría de penalti. El 5-1 llegó gracias a la velocidad del 11 blanco. Gento burló a toda la defensa germana poniendo un balón perfecto  a Puskas que no perdonó.

Podían haber llegado más goles  si el guardameta Loy no hubiese estado acertado, pero los ataques madridistas no cesaron y en el 71′ un pase de Marquitos a Puskas se convirtió en el sexto gol del Madrid, y el cuarto de Puskas en su cuenta particular. Con estos cuatro goles el jugador húngaro establecía el récord de máximo goleador en una final.

Los alemanes decidieron maquillar el resultado y apretaron un poco cuando los españoles estaban más relajados. Stein coló por la escuadra de Domínguez el gol que significaba el 6-2. Di Stéfano, enrabietado con el gol de los alemanes, sacó desde el círculo central y salió desatado hacia la portería rival. Sin entrar en el área, realizó un disparo raso que establecía el 7-2. Para terminar la cuenta goleadora una vez más Stein anotaría para los del Eintracht.

El Real Madrid se convertía en Pentacampeón de Europa, en una noche mágica donde Puskas anotó 4 goles y Di Stéfano 3. La final pasó a la posteridad como la mejor de todos los tiempos. Los 10 goles anotados no dejan lugar a ningún tipo de debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies