24 de Mayo de 2000: Octava Copa de Europa, por @elcarrildel2

En este mes de Mayo de aniversarios de los triunfos más grandes de los nuestros, hoy cumplen años dos de ellos: en el 2000, ganamos la octava Copa de Europa, mientras que en el 2014, sería el turno de la Décima, en Lisboa, con el inolvidable cabezazo de Sergio Ramos en el 92,48. (Sobre ese partido no podéis dejar de escuchar el podcast que hay colgado en la página de IVOOX de El Quinto Grande).

La octava, se ganó en París, en el encuentro que nos enfrentó al Valencia, en el Stade de France. Era la final de la Edición 45 del torneo. En esa misma ciudad ganamos la Primera, y también en París caímos derrotados (1-0), ante el Liverpool, en la final de 1981.

No existían precedentes de enfrentamiento entre dos equipos del mismo país. Raúl González Blanco fue el máximo goleador del torneo (10 goles), empatado con Jardel (Oporto) y Rivado (FC Barcelona). Fernando Redondo fue nombrado mejor jugador de esa edición de la Copa de Europa (inolvidable su taconazo en Old Trafford para dejar atrás a dos rivales y servir al Raúl el gol que suponía el 0-2 en el Teatro de los Sueños).

En la primera fase, nos enfrentamos a Oporto, Olympiacos y Molde, encuadrados en el Grupo E. Tras esta fase, tuvimos que afrontar una liguilla de octavos de final. Enfrente, el Bayern Munich, el Dinamo de Kiev y el Rosenborg. Continuó la andadura en los cuartos de final, frente al Manchester United, empate a cero en el Bernabéu (partido de ida) y victoria (2-3) en la vuelta.

Las semifinales nos emparejaron con el Bayern Munich, que nos había ganado los dos partidos en la liguilla de octavos. Por contra, en semifinales, con un gran Anelka en ambos partidos, conseguimos dejar en la cuneta a los bávaros (2-0 en el Bernabéu y 2-1 en Munich).

Por la otra parte del cuadro, el Valencia llegaba a París tras apear en semifinales al FC Barcelona. Con el campo lleno a rebosar (78.759 espectadores), se hizo la hora del partido. Los jugadores de uno y otro equipo formaron en el túnel de vestuarios. Fernando Redondo miró a los valencianistas a la cara. Manifestaría después que vio en las mismas el «miedo al partido y a la derrota», todo lo contrario que la confianza que mostraban los nuestros.

A las órdenes del colegiado italiano Stefano Braschi, Vicente del Bosque, que había cogido al equipo en la jornada 12, tras sustituir a J.B. Toshack, alineó a Casillas, Michel Salgado, Iván Campo, Iván Helguera, Aitor Karanka, Roberto Carlos, McManaman, Redondo, Raúl, Anelka y Morientes. En el transcurso del partido, entrarían al campo Hierro, Sanchis y Savio.

Los goles llegarían en los minutos 38 (Morientes, 1-0), 66 (MacManaman, 2-0), y 74, por mediación de Raúl, que cerraría el marcador.

Con la octava, nos situamos en una etapa importante en cuanto a máximos entorchados europeos. Habíamos ganado la séptima dos años antes, y ganaríamos la novena dos después. De ella hablaremos otro día. Mientras tanto, vuelvan a ver el taconazo elegante, soberbio, grandioso de Redondo en Old Trafford, el gol acrobático de MacManaman, la carrera de Raúl desde el medio del campo y el regate seco a Cañizares para el tercero del Madrid, y por supuesto, el cabezazo de Morientes a la cepa del poste tras centro con la zurda de Michel Salgado, para encarrilar la victoria.

Mucho que ver, mucho que disfrutar, mucho que celebrar.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies