20 de abril del 2011. El día que cambió el ciclo, por @AleelMadridista

Final de Copa. Mestalla. 2011. Seguro que al leer estas palabras ya sabes a que me referiré en este artículo. Además, estoy convencido de que si eres madridistas te habré sacado una sonrisa de tu boca, que la verdad es que en estos momentos tan duros no viene nada mal.

Hace poco se cumplieron nueve años de aquel partido, que supuso algo más que ganar una Copa del Rey. Mentiríamos si decimos que estábamos bien por aquél entonces. No diríamos la verdad si afirmamos que veíamos los clásicos con optimismo. Yo, y creo que muchos madridistas coincidirán, estaba cansado de palmar contra el Barcelona.

Y esto por fin cambió aquel día. Recuerdo que era un miércoles de semana santa. Muchísimos madridistas fueron a Valencia con la ilusión de que el dominio culé acabara de una vez por todas. Veníamos de haber jugado un clásico liguero en el que empatamos 1-1 y en el horizonte teníamos unas semifinales de Champions… que ya sabemos como acabó.

Pero para no ponerme de mala leche (permítanme la vulgaridad) prefiero centrarme en aquella final de copa. En aquel partido en el que pusimos fin al dominio culé. En aquel encuentro en el que José Mourinho le ganó la partida a Guardiola desde que era entrenador del Real Madrid.

Si echó la vista atrás recuerdo que era todo un crío. Tenía 11 años y en aquella época me ponía más nervioso que ahora antes de los partidos importantes (y eso es complicado). De los clásicos no tenía buenos recuerdos. Me acordaba del 5-0 y del 2-6 especialmente, sin olvidarme del 1-0 y 0-2 con Pellegrini en el banquillo madridista. Tenía que retroceder al año 2008 para acordarme de nuestra última victoria ante el Barcelona, que fue el famoso clásico del pasillo.

Eso no podía seguir así. 3 años sin ganar al eterno rival era mucho. Tocaba poner fi  a esa racha y en parte Mourinho vino para eso. El encuentro en sí fue muy duro. Pocas veces había visto a un Madrid tan intenso. Con Pepe y Kedhira en el medio “mordiendo” como nunca. La verdad es que estaba encantado por lo que estaba viendo.

Parecía que aquel clásico era diferente. Eso sí, llegamos al descanso empate a cero y merecíamos ir por delante. Aún recuerdo que grité “Gol” antes que el cabezazo de Pepe se estrellara en el palo. Estábamos siendo mejores. ¿Mi temor? Que no se veía reflejado en el luminoso.

La segunda parte sufrí como un condenado. Para que mentir. Veía el 0-1 del Barcelona por todos lados. El equipo estaba desgastado físicamente y Casillas mantuvo el resultado gafas con muy buenas intervenciones. Además, se me vino el mundo encima cuando Pedro marcó. Afortunadamente estaba en fuera de juego, aunque algunos se quejaran del acierto del árbitro. Un colegiado que fue muy permisivo con los culés y no con los madridistas. Para no perder la costumbre…

Y así llegábamos a la prórroga. Yo no sabía que pensar. Aún me acordaba del cabezazo de Pepe. Pero bueno, aún quedaban treinta minutos más y no lo veía nada clara.

Esta percepción cambió hasta que en el minuto 102 tras una buena pared entre Marcelo y Di María (partidazo del “fideo” ese día”) Cristiano rematara el balón que le puso el argentino y lo mandó al fondo de la red. Ese gol jamás se me olvidará. Fue un tanto de liberación tras tantos años de sufrimientos. Lo merecíamos.

A raíz de ese gol no tenía prueba de que íbamos a ganar, pero tampoco dudas. A partir de ahí, recuerdo que pudimos hacer incluso el 2-0 y se perdonó, pero el equipo estaba sólido y aquello no se podía escapar.

Y así fue. Llegó el 120 y Undiano Mallenco pitó el final del partido. Por fin, tras años de sequía en los clásicos poníamos fin al dominio del Barcelona. Sin lugar a dudas aquello fue mucho más que una Copa del Rey y el 20 de abril del 2011 siempre lo tendré muy presente. El primer título de Mourinho con el Real Madrid y el día que se puso fin al ciclo culé. Ya era hora…

Foto : RealMadrid.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies