Villarreal – Real Madrid (2-3) “La Liga en la punta de los dedos” por @omar_vhdez

Villarreal – Real Madrid (2-3) “La Liga en la punta de los dedos”

Después del partido contra el Valencia el Real Madrid se presentaba en el estadio de La Cerámica con la oportunidad de redimirse no solo con la afición sino consigo mismo, era la oportunidad perfecta ante un rival siempre peligroso de demostrarse ya sea por orgullo o amor propio que esta liga no se le iba a escapar, que no la va a regalar frente al quizá peor Barcelona de los últimos años. Sin embargo, no fue la intensidad, tópico que se repite continuamente cuando las cosas fallan lo que faltó en el partido de hoy, lo que faltó fue futbol y es ahora en medio de la victoria cuando debemos analizar qué es lo que está pasando y que tiene que cambiar, es la hora de Zidane y su pizarra.

Desierto

El primer tiempo fue un desierto para el Real Madrid, un paseo árido por la falta de ideas en el centro del campo y la falta de contundencia defensiva, a favor del equipo hay que decir que el Madrid entró metido en el partido, concentrado y presionando con intensidad, sin embargo poco a poco la falta de generación de peligro le dio alas al Villarreal que se animó a adelantar las líneas e intentar hacer daño en la portería del Madrid.

La primera intervención de Keylor Navas llegó en el minuto 12, el costarricense tuvo que intervenir con una mano prodigiosa para evitar que el disparo de Mario Gaspar se colara en la portería, el nerviosisimo era evidente, y cuando las cosas no salen hasta las ocasiones más claras no entran, para ejemplo el paradón de Asenjo a Benzema, el guardameta amarillo saco el balón prácticamente en la línea tras el remate de cabeza del francés.

Los minutos avanzaban y el Villarreal iba cogiendo confianza y asentándose en el campo mientras el Madrid no podía dar una serie de pases seguidos y no generaba nada de peligro, ni ocasiones. Sin embargo el equipo local tampoco logro materializar sus ocasiones y permitía que los blancos se fueran al descanso vivos.

Isco, la polémica y la remontada

En la segunda mitad los peores temores de los madridistas se materializaron al minuto 50’, tan solo a cinco minutos de iniciar el segundo tiempo Trigueros metía el merecido tanto que había buscado el submarino amarillo, el golpe fue tremendo, el Madrid no parecía reaccionar y hacerse con el control del encuentro y Zidane tampoco aportaba alguna solución táctica desde el banquillo. Fue en medio de este desconcierto que el Villarreal aumentó la ventaja en el 56’ con el gol de Bakambu en un contragolpe leal que expuso todas las deficiencias defensivas que estaba mostrando el equipo.

El partido avanzaba y el Madrid mejoró notablemente con la entrada de Isco en el 58’ el malagueño mejoró al equipo y le ayudó a tener el balón en la zona de 3/4, fue una jugada que inició él de donde salió el primer gol del Madrid, el malagueño en la frontal abrió a banda derecha para Carvajal que centró de forma precisa para que Gareth Bale marcara de cabeza.

Conforme avanzaban los minutos el Madrid cogía confianza e iba adelantando líneas y teniendo más control a partir de la posesión. Sin embargo en el minuto 74’ una jugada polémica cambiaría totalmente el ritmo del encuentro, Kroos disparó desde fuera del área y en una serie de rebotes Bruno Soriano intervino con la mano en la trayectoria del balón, penalti señalado por el colegiado que no dudó en mandar el balón a los once metros donde Cristiano no perdonó aun cuando Fernandez adivinó hacía donde iba el disparo.

Con el empate en el marcador el Real Madrid salió a buscar el partido, con más corazón que futbol pero lo intentaba, algo que históricamente siempre se le ha pedido a este equipo. En el 77’ Zidane movía la última ficha y metía a Morata por Benzema, minutos después el canterano le daría la razón a su entrenador marcando el gol de la victoria en el 83’ y dándole la estocada final al Villarreal que quedó muy tocado desde el 2-2.

Al final la victoria se iba para Madrid manteniéndose así el liderato en la liga pero el partido de hoy y el de Valencia nos deja con un amargo sabor de boca, es momento de reflexionar y analizar qué es lo que tenemos que mejorar para no dejar ir una liga a la cual nos estamos aferrando con la punta de los dedos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies