La Crónica. Villarreal 1-1 Real Madrid. Nos sobró el segundo tiempo, por @elcarrildel2

Villarreal y Real Madrid han empatado (1-1) en el partido correspondiente a la Jornada 10 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio de la Cerámica, de la ciudad castellonense.

Marcó el Madrid en el primer minuto de juego, al rematar Mariano un servicio de Carvajal. Eso fue suficiente para que los nuestros se animasen. Presionaban en todo el campo, bien ordenados e impidiendo en todo momento los intentos locales de llegar a nuestra portería.

Nos presentábamos en Villarreal con las bajas de Ramos, Benzema y Valverde, a más de la ya antigua de Odriozola. A estos había que añadir las de Jovic, Militao y Casemiro, positivos por Covid 19.

Puede que fueran demasiadas, pero lo cierto es que los relevos eran futbolistas de reconocida solvencia. Nacho estuvo muy firme, Varane hoy si dio el paso al frente que otras tardes le habíamos reclamado. Carvajal no desentonó, mayormente en el primer periodo, mientras Mendy profundizaba por su banda, pero una vez llegado arriba siempre miraba hacia atrás, en lugar de a la portería contraria.

En el medio, Modric y Kroos trabajaban a destajo. Resistió mejor el croata el paso de los minutos, mientras el teutón pareció ir perdiendo fuelle. Odegaard estuvo bien, pero sin proyectarse hacia la portería de Asenjo. Arriba, Lucas volvió a trabajar sin descanso, y Mariano aprovechó el único balón que le llegó para enviarlo al fondo de la red. Hazard acreditó un día más su calidad, pero pecó de falta de verticalidad.

Lucas tuvo una ocasión en el minuto 34, tras conducción de Mariano de noventa metros. No acertó el gallego a rematar de primeras, y en el cambiarse el balón de pie la ocasión se marchó al limbo. A Hazard le señalaron un fuera de juego inexistente en el 43, abortando una posible ocasión. Se mostró hiperactivo el juez de línea de aquella banda, Sr. Sánchez Rojo, levantado el banderín antes de que la jugada concluyese.

Con ventaja llegamos al minuto 45. Habíamos jugado un buen primer tiempo, ordenados, concentrados, moviendo bien el balón, quizás el único reproche posible sea una cierta falta de verticalidad para acabar las jugadas.

El segundo periodo fue harina de otro costal. Dio toda la impresión de que el físico había dejado de acompañarnos. El Villarreal crecía, se hacía dueño del esférico, mientras el Madrid solo era capaz de esperar atrás, muy ordenados eso sí, excepto en la jugada del gol local.

Las ocasiones amarillas empezaron a llegar. Tuvo una Gerard Moreno en el 56. Su disparo salió demasiado cruzado. Parejo lanzó fuera un derechazo potente en el 69, y en el 70 fue Albiol el que disparó a la izquierda de Courtois.

Llegó el Madrid por medio de Lucas en el 72. Su disparo se marchó a saque de esquina. De nada sirvió, pues hoy recurrimos al gilicórner, y eso que contábamos para rematar con Varane, Nacho y sobre todo Mariano.

Corríamos un contragolpe con posibilidades. Llevaba el balón Vinicius, que vio a Lucas entrar en ventaja por el carril del interior derecha. Su pase fue al contrario, algo que ya empieza a ser preocupante por habitual. De esa pérdida llegó el gol del Villarreal, cometido por Courtois que no midió bien en la salida.

Si hay que ser sinceros, debemos decir que el gol local se veía venir. Isco y Vinicius habían ocupado los lugares de Hazard y Odegaard. Un día más, el malagueño ha pasado por el partido de puntillas, inadvertido, acreditando que su momento de forma esta muy lejos de ser el idóneo.

Varane salvó el segundo gol en contra en el minuto 81, tras una pérdida de Kroos, que recibió una falta que el único que no vio fue el Sr. Hernández.

En el 91, serían Courtois y Nacho, al alimón, los que impedirían el gol de Kubo, que se había incorporado al juego unos minutos antes. Sin duda, hubiera tenido su gracia que nos marcará el japonés.

Final del partido. Empate, con otro penalti en contra, que en esta ocasión hay que decir que sí lo fue. Le sobró al Madrid el segundo tiempo, en el que carecimos de físico y de recursos futbolísticos. Un tiro a puerta, el del gol, en 93 minutos evidencia lo ocurrido en el día de hoy. Falta verticalidad y acabar las jugadas, y sobran pases en corto y al pie y balones atrás.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies